La Mirilla

Alas bajo la lupa... ¿y los vagones?

Germán Zepeda

La polémica continúa en los aires y desde esa altura están poniendo mucha atención no solo al terreno donde se construirá el Nuevo Aeropuerto Internacional. Que si se inunda o no, o que si la movilidad terrestre y aérea. No, son miles de millones de pesos en juego, contratos y hasta favores contraídos en el actual gobierno y que simplemente no 'encajan' en el esquema del nuevo gobierno, ese es el tema.

Santa Lucía o la actual obra aeroportuaria en Texcoco, polémica de aquí a octubre próximo cuando se realice la consulta. Pros y contras en ambas sedes y una pérdida de hasta 100 mil millones de pesos si se cancela el poco avance de la obra en la zona lacustre texcocana.

Ahora bien, por el lado que miremos este tema viene a perjudicar al actual Aeropuerto Internacional de Toluca (que de internacional no tiene nada) una terminal cada vez menos utilizada, sin atractivo para muchos empresarios y para la gente. Las autoridades estatales deben tener un plan para enfrentar este problema llamado desinterés, puesto que la nueva obra será prioridad, o de plano 'enterrar' esa idea de que sea una verdadera alternativa al de la Ciudad de México que, insisto, no ha sido y no lo será si no se actúa.

Pero no solo es ahí donde se debe tener el reflector, también en cada una de las vías y vagones del tren interurbano México-Toluca, obra que refleja sin duda lo que fue el gobierno saliente de Peña Nieto: promesas con altas expectativas y poca efectividad.

Esta megaobra debía concluir en el año 2017, para estos días ya deberíamos estarlo utilizando, pero no es así, y lo peor es que no se ve para cuándo. Pero lo interesante es cómo mes a mes está incrementando su costo: inicialmente de 38 mil millones de pesos, ahora cuesta 52 mil millones de pesos. 24 mil millones de pesos más en los que se esconde corrupción, como ya en su momento lo alertó el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO)

¿Qué pasa en esta obra? El retraso es sumamente notorio y no hay explicaciones que convenzan del todo. Recientemente el Secretario de Comunicaciones, Gerardo Ruíz, informó que hubo un cambio en el trazo y que la inflación y sobrecostos han hecho que paguemos más por esta obra ¿Será? ¿No se pudo prever? ¿Por qué ha sido 63 % más caro? Creo que el nuevo gobierno federal también debe poner atención a esta obra que sin duda traería beneficios a la metrópoli de Toluca.

Lo mejor de estos temas de negocio, de transparencia y de favoritismos, es que están en el Estado de México, por eso es que se deben capitalizar por las autoridades, lo malo es que la situación es tensa en la política pues no hay 'amiguismo' lógicamente y eso complicará más su concreción.

El cierre de este año será fundamental para nuestra entidad, se vienen asuntos interesantes que dejarán a muchos políticos exhibidos ante la opinión pública y quizá ante la justicia. Lo veremos seguramente tras La Mirilla.

OPINIONES MÁS VISTAS