La Mirilla

La herencia legislativa que nadie quiere

Germán Zepeda

Imagine que llega a cualquier centro comercial y ya no tiene que pagar estacionamiento porque con el simple hecho de ir a comprar ahí tiene derecho a estacionarse. 


O qué tal que ninguno de nuestros políticos tenga el súper poder de la clase alta llamada ‘fuero’. Sí, suena a algo muy, muy lejano, pero pudo ser una realidad. ¡Ya se van! y esas son solo 2 de las 200 propuestas que los diputados locales dejarán en el tintero pero que en su momento nos vendieron con bombo y platillo.


Empecemos con la segunda; la eliminación del fuero. 


Con la propuesta de la diputada Juana Bonilla, empolvada desde octubre del año 2017, el Estado de México hubiera logrado estar a la vanguardia en esta materia como ya lo hizo Jalisco, Veracruz, Quintana Roo, Campeche y la Ciudad de México. Tendríamos políticos rectos, sin escudos ante sus malos actos, sin protección, sin que interpongan sus intereses. Una lástima que no sea así.


Va la segunda. Uno sigue esperando también ya no pagar estacionamiento en los centros comerciales, la gente ya bastante paga con estar horas en el lugar para salir y desembolsar 30 o hasta 100 pesos de estancia. 


La propuesta del diputado Juan Zepeda, que por cierto utilizó como bandera electoral, seguirá en el tintero y usted y yo seguiremos pagando estacionamiento por algo que debería ser obligatorio para esas empresas.


Qué decir del matrimonio igualitario, propuesta que se arrastra desde el sexenio de Eruviel Ávila y que a la fecha no tienen el mínimo interés de moverla de los archivos del palacio legislativo. 


Lo mismo con la Ley que regula el uso de la fuerza pública, pendiente que tuvo que ser derogado por el revuelo social que causó en su momento, pero que replantearían porque era necesario, aunque hasta este momento parece que no lo es. 


Y rematamos con otra, la Ley de Protección a Periodistas, algo que nuestro gremio anhela y que por desinterés y también por falta de consensos no se logró en esta legislatura.


Total, los legisladores locales dejan su cargo y literal no les hicieron caso a sus propias ideas. ¿Por qué? No lo sabemos, pero créame que son propuestas y medidas que se necesitan, que la gente o ciertos sectores anhelan. 


Hoy, mientras se debate la nueva conformación de la Legislatura mexiquense es importante recordarles a los que se van que no se van con la frente en alto como dicen. 


Ellos podrán gritar al cielo que aprobaron quién sabe cuántas iniciativas por unanimidad, que privilegiaron desde sus curules las demandas ciudadanas y muchas otras frases trilladas, pero la realidad es otra. No se olvidará que hasta de ausentaron en la aprobación de la importante ley del ISSEMyM, que afecta a los trabajadores.


Mala noticia, ahora que entrarán 75 nuevos diputados tampoco les harán caso, porque en el afán de demostrar innovación y frescura propondrán cosas distintas. Por eso se trata de la herencia legislativa que nadie quiere, ideas de otros y que no retomarán porque simple y sencillamente no les dejarán dividendos políticos. Ya verá.

OPINIONES MÁS VISTAS