Uno hasta el fondo

Gil tiene otros datos

Gil Gamés

Repantigado en el mullido sillón del amplísimo estudio, Gamés lo leyó en su periódico MILENIO: según el Presidente, la masacre de Minatitlán es uno de los frutos podridos del neoliberalismo. “herencia de una política económica y antipopular y entreguista donde lo único que importaba era saquear, robar, el gobierno no estaba hecho para servir al pueblo”. Gil opina: la guerra civil por la cual atraviesa México sí es una herencia del gobierno de Liópez Obrador, un legado envenenado. Por cierto, el entonces candidato Liópez prometió regresar al ejército a los cuarteles y reducir en tres meses y de forma drástica la violencia. Las fuerzas armadas no sólo no regresarán a los cuarteles sino que se ha creado una Guardia constituida por militares, dirigida por militares en combate contra el crimen organizado por militares. Más balazos, más muertos.

A Gil se le ponen los pelos de punta. La violencia no sólo no disminuyó en México, el primer trimestre del gobierno de Liópez Obrador ha sido el más sangriento desde que se lleva la cuenta de los muertos de la guerra del narco.

El Presidente insiste: “Vamos a contar con más de 60 mil elementos de la Secretaría de Marina y con la Policía Federal vamos a cubrir todo el territorio, los ciudadanos estarán protegidos”. Dios oiga al presidente. Ahora mal sin bien: si a ese despliegue no se le llama militarización del país, entonces quién sabe que sea eso de militarizar un territorio.

Mortandad

Confirmado, el primer trimestre nacional ha sido una matazón de espanto. Gil tiene otros datos, pero aún así, al parecer los números de la Secretaría de Seguridad del gobierno son buenos y veraces. De enero a marzo se contabilizaron un total de 8 mil 737 víctimas de homicidio doloso en México, 8.9% más que en el mismo periodo de 2018, considerado el año más violento. El inicio del gobierno de la cuarta transformación ha sido más violento que el último del podrido neoliberalismo. En pocas palabras: el nuevo gobierno no contiene ni de lejos la violencia. Y si ustedes creen que esto le da gusto a Gilga por el simple hecho de ser opositor de la 4T, están equivocados, como decían los poetas en la prepa: andan en la pendeja, aunque algunos no lo entiendan.

La frente de Gil se perló de un fino sudor (toda frente que se respete se perla alguna vez de fino sudor): Francisco Rivas Rodríguez, director del Observatorio Nacional Ciudadano, consideró que probablemente este año terminará como el más violento del que se tenga registro en México. No hay indicios de que las cosas puedan cambiar en los próximos meses.

Mundo raro

La tendencia en el mundo parece imparable. Señores y señoras dedicados al show, al humorismo, presentan sus candidaturas a las presidencias de las Repúblicas, y ganan. Sí. En Ucrania ha triunfado un cómico. Algunos dicen que Zelensky es un instrumento del magnate bancario y televisivo Igor Kolomoisky.

Este humorista capitalizó la indignación pública contra la corrupción, el escaso crecimiento económico y el conflicto contra fuerzas militares rusas al este de Ucrania. Ganó mucha popularidad por anunciarse como externo al sistema político tradicional y ajeno a los partidos políticos de siempre.

Así las casas (muletilla olvidada en el desván de los pactos) compitieron Zelensky, un comediante de la televisión sin experiencia política, y el Presidente en funciones Petro Poroshenko. Con el 95% de los votos contabilizados, Zelensky tenía 73% de los sufragios a su favor contra 25% de Poroshenko. Al enterarse de su victoria, declaró: “les prometo que no los voy a traicionar.” Como lo oyen.

Un sueño

Gil soñó que Juan Gabriel pasaba por el umbral del Palacio Nacional y se encontraba con el presidente Liópez Obrador y Beatriz Gutiérrez. Ella le decía a Juanga, cantemos esta: “Salgo a caminar, por la cintura cósmica del sur”. Pero El Divo de Juárez no se sabía ese himno. Bueno ya de perdis “No tengo dinero ni nada que dar lo único que tengo es amor para dar”. Juanga cantaba feliz.

Todo es muy raro, caracho. Como diría Henry Ford: “El fracaso es una gran oportunidad para empezar otra vez con más inteligencia”.

Gil s’en va

gil.games@milenio.com

OPINIONES MÁS VISTAS