Uno hasta el fondo

Periodismo ‘sanjuán’ y ‘Mientemex’

Gil Gamés

El periodismo sanjuán se caracteriza por un entusiasmo ciego y un odio cerval, una ignorancia supina y una soberbia incauta (Gil ama los adjetivos). De eso se trata el trabajo de Sanjuana Martínez desde hace años y eso le impone hoy a Notimex. Gil no da crédito y cobranza. La Agencia de Noticias del Estado Mexicano la emprendió contra la presentación de un libro. Sí, un libro, como usted lo lee aquí, en este pedazo de la página del fondo. La editorial Planeta organizó en la Casa de los Azulejos la presentación de los dos tomos de La ciudad oculta de Héctor de Mauleón. Gilga estuvo presente: más de 300 personas hicieron cola durante más de hora y media para entrar a la conversación que sostuvieron De Mauleón y Pérez Gay. La mayoría del público llevaba los dos libros del cronista para buscar una firma. Durante una hora ambos hablaron de la ciudad, de breves historias del pasado, de la Casa de los Azulejos, de la Alameda, de calles viejas de la ciudad. Pérez Gay habló de la tradición de los cronistas y del lugar que De Mauleón ocupa en ese espacio.

La agencia de noticias que dirige Sanjuana Martínez envió un reportero primerizo de redacción avara con la consigna de despedazar la presentación, los libros, los comentarios de Pérez Gay y hasta la cantidad de sillas que dispusieron los organizadores. El reportero o la reportera, la nota no venía firmada, escribió mentiras, atacó al autor, al comentarista.

Un caso para la araña

Gamés creía que la agencia de noticias del gobierno servía para informar. Eso se acabó: Sanjuana Martínez usa todo el peso de la agencia para editorializar, atacar, criticar, inconformarse con quienes no son afectos al gobierno que la nombró al frente de esa oficina pública. Aigoeii.

Se llama uso faccioso de una institución del Estado. Como Gil no está seguro de que Sanjuana entienda el significado de “faccioso”, lo pone aquí: “que es miembro de un bando o una facción”. ¿Estamos, señora Martínez? Qué extraño periodismo. Perengano, Sutano: vas a la presentación de estos sujetos y me haces una nota para ponerles un estate quieto. Y eso hizo su empleado. A la larga lista de premios y distinciones que ha recibido la señora Martínez hay que añadir éste: “Uso faccioso de Notimex”. Gil caminó por la duela de cedro blanco y hesitó llevándose los dedos índice y anular a las sienes (gran gesto en tiempos de la 4T): Jesús Ramírez Cuevas, Jenaro Villamil: ¿así va a ser la onda? ¿Así se van a relacionar con sus críticos?

El perfil de la señora Martínez en Wikipedia dice que ella practica el periodismo narrativo y de investigación. Caracho, pues lo que le encargó a su empleado ni es investigación ni es narrativo. Sobra, pero no sobra decir, que el tema de la presentación era el pasado de la ciudad de México, asunto en el cual Sanjuana debe ser especialista.

La directora de Notimex cometió muchos tuits, embravecida; a mí, mis timbres se fastidian conmigo: “Por favor, al grupo de escritores o periodistas que presenten sus libros y nos inviten, incluyen sus panegíricos para publicarlos. Ahora resulta que esos eventos de elogios y porras mutuas los tenemos que cubrir como ellos quieran. Neta, no se miden”.

Gil insiste: estas palabras las escribe una funcionaria pública. Sanjuana no sabe lo que es una agencia informativa, ni para qué sirve, ni cuál es su obligación. ¿Hay alguien entre ustedes que le explique? Gilga cree que el asunto es más simple, señora: “cubra” los actos sin mentiras ni exageraciones.

Dos dedos de frente

La agencia quedó sepultada por el alud de tuits de quienes criticaron la andanada gratuita con que descalificó desvirtuando la presentación de La ciudad oculta. Madame Martiné (se oye elegante) celebró que Notimex se hubiera vuelto tendencia. O sea, la señora no entendió; bien a bien no entiende nada, así pasa con un bluff periodístico de ese tamaño, una rabiosa que no encuentra diferencias entre periodismo y militancia. Desde hace años forma parte de una secta a la que se añade en estos días Mientemex, o como se diga. Saludos, madame.

Todo es muy raro, caracho, como diría Tomás Eloy Martínez: “De todas la vocaciones del hombre, el periodismo es aquella en la que hay menos lugar para las verdades absolutas. La llama sagrada del periodismo es la duda, la verificación de datos, la interrogación constante”.

Gil s’en va

gil.games@milenio.com

OPINIONES MÁS VISTAS