Uno hasta el fondo

Rectificar

Gil Gamés

La rectificación no es una palabra que forme parte del diccionario del Presidente y su gabinete. Dice el tumbaburros: “corregir una cosa para que sea más exacta o perfecta, especialmente lo que uno ha escrito o dicho anteriormente”. Esta palabra no existe en el diccionario de la 4T.

Aún estaba fresco el escándalo de La Luz del Mundo y su líder evangélico Nassón celebrando su aniversario en el Palacio de Bellas Artes cuando la secretaria de Cultura intentó defender lo indefendible, la presencia del líder evangélico en un acto religioso dentro de ese recinto.

En la mañanera, la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, hizo el numerazo y declaró que el acto de la iglesia La Luz del Mundo en el Palacio de Bellas Artes, no fue religioso, sino cultural. De acuerdo con la señora Frausto, se negó el permiso para un homenaje al fundador y líder de la iglesia evangélica La Luz del Mundo, Naasón Joaquín García.

La secretaria expresó su respeto a la diversidad cultural y sus manifestaciones. Frausto informó que solicitó a la directora del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) la revisión de los protocolos de ese recinto cultural y, en su caso, actualizarlo. Anjá. No dejen de actualizar. Es que de veras.

Una vergüenza

Frausto explicó que en el concierto de la iglesia La Luz del Mundo en Bellas Artes se revisaron los programas propuestos en la solicitud que presentó en su momento el senador Rogelio Zamora y cumplía con los estándares de un evento cultural. La Secretaría de Cultura también pidió dar vista al órgano interno de control para que si hubiera un servidor en falta, se aplicaran las medidas correspondientes. Osea; sí, pero no; no pero, sí, nosotros respetamos, pero revisaremos; seamos diversos y disyuntivos, en fon, no hay modo. Como diría el extinto padre de Gamés: van a llorar lágrimas de sangre.

Oiga, secretaria, no sea usted impresentable. Todo México vio un acto religioso menos usted. No, para nada, ahí estaba el líder de La Luz del Mundo en gran homenaje laico. Ahora, para ser diversos, préstenle al Nassón el Museo de Antropología e Historia para que suba a lo más alto del Calendario Azteca, hay que ser incluyentes. Qué fresas los fifís, miren que pretender que sus monumentos no sean utilizados, cosas del pasado neoliberal, ash.

Lomelí

Gil se enteró con los ojos de plato y plata. Familiares y colaboradores de Carlos Lomelí, superdelegado en Jalisco del gobierno del presidente Liópez Obrador, forman parte de una red de empresas que le venden medicamentos al gobierno. ¿Cómo la ven?, dicho sea esto sin la menor intención de un albur medicamentoso. Estas empresas recibieron contratos en la actual administración federal por más de 164 millones de pesos.

Les digo que no está el bollo para hornos, ¿o cómo era? pero no hacen caso. Esta información fue difundida por la organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI). Según un reportaje publicado en su página, estas compañías han sido denunciadas por vender medicamento falso y con sobreprecios. Lomelí sería el centro de una red de nueve empresas de venta de medicamentos. Esta red tiene los mismos socios, apoderados legales y representantes e incluso domicilio en Zapopan, Jalisco.

El grupo ha vendido miles de millones de pesos en contratos gubernamentales de 2012 a 2019. Una de esas compañías, Abastecedora de Insumos para la Salud (Abisalud) ha ganado en lo que va de 2019 más de 164 millones de pesos. Algunos contratos se dieron por adjudicación directa en dependencias como el Instituto Nacional de Pediatría (INP). Abisalud firmó a finales de diciembre de 2018 un contrato por 36 millones con el gobierno de Cuitláhuac García (también de Morena) en Veracruz. Diantres.

Al frente de esta empresa favorecida por los dioses han estado José Hiram Torres Salcedo (ex secretario de Lomelí) y Mario Vargas Lomelí (sobrino de Lomelí). Aparte de Abisalud, existen otras ocho empresas en las que han participado 11 familiares y colaboradores de Lomelí. Caracho, tienen sus redes los familiares y amigos del superdelegado. Algunas de estas empresas han sido señaladas por la Cofepris por vender a sobreprecio o distribuir medicamento falso. ¿Esta investigación no es suficiente para separar de su cargo al superdelegado? No. La SFP investigará, dijo el presidente. ¡Mecachis en 20!

Todo es muy raro, caracho, como diría Gustav Lebon: Cuando el error se hace colectivo adquiere la fuerza de una verdad.


Gil s’en va

gil.games@milenio.com

OPINIONES MÁS VISTAS