Columna de Gustavo Alarcón

Una FODAgrafía de AMLO

Gustavo Alarcón

Un análisis de Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas (FODA) siempre resulta útil como radiografía que ofrece una perspectiva para futuras acciones.

El presidente Andrés Manuel López Obrador cuenta con importantes Fortalezas. La alta aprobación que le ha concedido la población en el proceso electoral y su indiscutible liderazgo con diversos grupos políticos y sociales son unas de ellas.

El apoyo de la mayoría en la Cámara de Diputados y en el Senado, con las alianzas con las que cuenta Morena, permiten cambios en ordenamientos jurídicos acordes con la austeridad republicana, como es el caso del tope para los sueldos de funcionarios públicos, la cancelación de pensiones a ex-presidentes y la abrogación de la reforma educativa, entre otros.

Respaldo también encuentra con medidas de corte simbólico como el uso de un modesto automóvil, el acompañamiento de una pequeña guardia personal, el no uso del avión presidencial y la apertura de Los Pinos a la población.

Oportunidades también ofrece su gobierno en lo social y lo económico. AMLO ha planteado la necesidad de atacar con decisión la corrupción y la impunidad, crear una Guardia Nacional, incorporar a los ninis al empleo, establecer precios de garantía a algunos productos agrícolas básicos, así como apoyar a burócratas, adultos mayores, discapacitados y pueblos indígenas.

Oportunidad es además el desmantelamiento del sistema de privilegios de la alta burocracia, así como la creación de una clara distancia entre la política y grupos económicos privilegiados por los regímenes del PRI y del PAN, así como el apoyo a la búsqueda de desaparecidos y a los derechos humanos de personas involucradas en causas sociales.

Particularmente importante es la Oportunidad que ha planteado, sin decirlo así, de extender la frontera de una economía francamente capitalista al sur de México, con proyectos como el tren transoceánico y el maya, para fomentar inversión pública y privada y la igualdad entre las regiones del país.

El hecho de que Morena no sea todavía una opción partidaria consolidada es una Debilidad para el apoyo a su propuesta de una Cuarta Transformación. Prevalece también la percepción de que el Ejecutivo plantea propuestas y toma decisiones sin un análisis técnico sobre su viabilidad y una genuina consulta a diversos grupos sociales para crear consensos en torno a las mismas. Además, está en veremos contar con funcionarios públicos de probada honradez, conocimiento de sus funciones y experiencia, para garantizar una aplicación eficaz de sus tareas.

Importante señalar también que AMLO no ha sido contundente en su propósito de conciliación y unidad para favorecer la confianza, pues prevalecen entre sus allegados posturas que contradicen dicho propósito.

Amenazas muy diversas prevalecen en el horizonte. La presión de inversionistas extranjeros y nacionales y agentes financieros, en particular en relación al caso de la cancelación del aeropuerto en Texcoco, podrían paralizar proyectos o propiciar el envío de capitales al extranjero, lo que impactaría la tasa de cambio, incrementaría la tasa de interés y disminuiría las posibilidades de crecimiento.

El cumplimiento de las altas expectativas creadas cuelga del débil hilo de limitados recursos presupuestales si, como ha afirmado AMLO, no habrá endeudamiento adicional.

Latente permanece un posible conflicto con Estados Unidos por las políticas nacionalistas, las barreras arancelarias, los flujos migratorios y la confirmación del nuevo tratado comercial, frente a las imprevisibles y erráticas reacciones del presidente de los Estados Unidos.

Lo anterior plantea una serie de riesgos para el futuro inmediato. AMLO y sus seguidores en las Cámaras han abierto muchos frentes de acción, con la consecuente dificultad de controlar la trayectoria de los mismos.

Las posturas contradictorias entre varios de sus colaboradores y la tentación de involucrar en posiciones claves a aliados y amigos milita en contra del objetivo de una democracia sin apellidos.

Finalmente, todos esperan que en el corto plazo haya resultados tangibles en materia de seguridad; en anticorrupción al castigar a quienes han abusado del erario; en empleo y mayores ingresos para la población, y que en el ámbito del Poder Judicial se genere un proceso de recomposición más allá del problema salarial, que implique evitar actos de corrupción asociados a impunidad.

La búsqueda de consensos y el manejo eficaz y oportuno de medidas vinculadas a las nuevas propuestas es, contra reloj, el reto que hoy enfrenta AMLO.



Gustavo Alarcón

Doctor en Ciencias Sociales en Educación, Universidad de Stanford


OPINIONES MÁS VISTAS