Columna de Hossam Ezzedine

Palestina: ímpetu juvenil

Hossam Ezzedine

Históricamente, los movimientos palestinos llevaron el estandarte de la lucha, incluso armada, pero desde hace tres semanas están sobrepasados por una juventud cuya movilización podría alterar el paisaje político.

Los partidos fundados desde la década de los 60 hasta la de los 80 del siglo pasado apenas han renovado la dirección. Sus líderes tienen entre 65 y 80 años, la edad del presidente Mahmud Abas, quien fue uno de los fundadores en 1959 del movimiento político militar Fatah.

Una edad muy alejada de la de la población palestina: sobre 4.6 millones de habitantes de Cisjordania ocupada y de la Franja de Gaza, 4.4 por ciento tiene más de 60 años y 70 por ciento, menos de 30.

Esta es la generación que se manifiesta hoy frente a los puestos de control israelíes y lanza piedras a los soldados. Los atacantes que siembran el terror entre los israelíes con sus acuchillamientos también pertenecen a ella.

"Si la movilización continúa, es posible que surja un nuevo marco que supere a los partidos políticos palestinos existentes, puesto que estos últimos no solo han envejecido sino que además representan una fuerza de inercia" frente a un movimiento liderado por "una juventud enfurecida que tiene sueños y mira al futuro", explica el politólogo Samih Shabib.

Trece partidos políticos están agrupados en la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), la entidad de donde procede la Autoridad Palestina y reconocida por la comunidad internacional como la única representante de los palestinos de los territorios y de la diáspora.

Hamás y la Yihad Islámica, las dos principales fuerzas de la Franja de Gaza, también están presentes en Cisjordania, pero no integran la OLP.

En un clima de desconfianza generalizada hacia los políticos, desacreditados y considerados corruptos, la mayoría de los participantes en manifestaciones o disturbios afirma actuar por cuenta propia.

"Entre los jóvenes manifestantes, hay una verdadera voluntad de rechazar cualquier intento de los partidos políticos por dirigir la revuelta, para que no tomen el control", afirma Shabib.

La renovación de los directivos y de las estructuras "dependerá de la duración de la movilización", explica el politólogo Ali Jarbaui, quien estima posible "la formación de nuevas fuerzas".

En algunas manifestaciones, los jóvenes rechazan las banderas de los partidos y agitan solo la palestina al grito de "unión nacional".

OPINIONES MÁS VISTAS