Tras bambalinas

‘Quiero volverme supernova’

Hugo Hernández

En más de una ocasión todos nos hemos preguntado: “¿Qué habrá sido de aquel niño que era muy famoso por tal o cual canción, película, telenovela…?” Y lastimosamente en muchos casos la respuesta no es nada grata. Historias negras, abusos, frustraciones, drogas, pobreza, fracasos… son las constantes en las vidas de muchas de esas estrellas que cautivaron a millones de audiencias y que el tiempo echó al olvido…

Hoy, con el ritmo vertiginoso que se vive por el auge inmenso de las redes sociales, ese esquema se repite. Quienes hoy están en boca de todos, mañana no los recuerda nadie.

Todo esto viene a colación para hablar de la obra Quiero volverme supernova, en la que de manera inteligente, divertida, creativa y muy emotiva se aborda este asunto. Escrita por Joserra Zúñiga, Quiero volverme supernova cuenta la vida de cuatro personas que fueron muy famosas y que hoy viven juntas y en el olvido, rememorando sus glorias pasadas. Hasta su casa llega una joven estrella vigente, pero en declive, y…

Como guionista televisivo que es, muy seguramente Joserra ha conocido o escuchado esas historias de primera mano. La maravilla es que aquí les ha dado un desarrollo teatral muy interesante, al que se suma una muy atinada dirección de escena de Alonso Íñiguez.

La puesta inicia de manera caótica, no sabe uno lo que está sucediendo; sin embargo, poco a poco las cosas van cayendo en su sitio y el público empieza a entender todo. De manera muy ágil, nos enteramos de todo lo necesario de estos personajes: Y lo entrecomillo porque… ¿quién tiene autoridad para calificar la existencia de nadie?

OPINIONES MÁS VISTAS