Crónicas urbanas

La "cazafeminicidas" sufre amenazas de muerte

Humberto Ríos Navarrete

Su nombre de batalla es Frida Guerrera, autora del libro Ni una más, el feminicidio en México, y ha sido amenazada de muerte. Desde hace un mes es protegida por cuatro agentes asignados. Su activismo la llevó a contar historias de mujeres asesinadas. En torno a ella se formó un equipo de voluntarios, entre abogados, peritos forenses y otros especialistas, que dan seguimiento a las denuncias y coadyuvan con policías en las pesquisas.

En El Blog de Frida #NIUNAMÁS  hay una galería del horror. Ahí visibiliza el drama. Su actividad le ha traído amenazas en redes sociales, donde el odio parece no tener límites. Le han dicho que lucra con la tragedia. Pero Frida Guerrera no recibe dinero de nadie. Uno de sus acosadores  se firmaba con varios alias. Ella y su pareja lograron pescarlo. El sospechoso es poblano y ya fue citado a comparecer este lunes.  

Frida Guerrera empezó seleccionando notas periodísticas que informaban sobre asesinatos de mujeres. Donde siempre interviene la saña. La brutalidad. Buscó a familiares de las víctimas para conocer la versión de primera mano. Fue así como empezó a solidarizarse.

Y así nació su grupo de colaboradores, siempre dispuestos, sin recibir pago alguno, pues cada uno vive de sus trabajos. Lo que aportan es voluntad y sapiencia. Entre ellos está el médico forense y criminólogo Salvador Miguel Martínez, cuyo despacho de peritos siempre está en presto.

En agosto de 2018, dice Frida Guerrera, la buscó el fiscal general de Justicia del Estado de México, Alejandro Jaime Gómez Sánchez, para ofrecerle la apertura de una mesa especial para víctimas. Hasta ahora llevan 70 casos. Trabajan 12 horas diarias.

El primer día de enero, como resultado de dicha colaboración, atraparon al asesino de Camila, de 9 años, en Valle de Chalco. Marciano se llama el criminal. Éste es uno de los casos resueltos.

Su esfuerzo y tenacidad también la llevaron a dar con el asesino de una niña, de entre 3 y 5 años, conocida como Calcetitas Rojas, quien fue molida a golpes hasta la muerte. El cuerpo fue arrojado en la avenida Bordo de Xochiaca, municipio de Nezahualcóyotl, Estado de México.

La llamada cazafeminicidas tiene cuidado.

Por eso la protección.

***

Frida Guerrera ha colaborado en la detención de 25 criminales, entre ellos violadores que, en complicidad con la madre de las víctimas, resultaron culpables de hechos que la han dejado sin dormir, pero satisfecha por contribuir a la captura de culpables.

Uno de los casos más recientes, ocurrido el  pasado 27 de febrero, fue cuando la madre violaba a su propia hija, de 7 años, mientras el padrastro reproducía las imágenes en video con un teléfono celular.

El 5 de marzo fue rescatada la niña y atrapada su madre, de 32 años, quien el pasado 26 de junio fue sentenciada a 35 años de prisión.

A su pareja y cómplice, de 66, lo encontraron muerto en el domicilio de la mujer, en Valle de Chalco. El peritaje indicaba que él mismo se había quitado la vida. Estaba colgado.

El anterior asunto, comenta, se liga a otro, ocurrido dos días después: un sujeto se masturbaba frente a la niña mientras la madre de ésta lo grababa y transmitía por Facebook.  Ella está detenida, pero aún no es sentenciada.          

 

***

Ni una más, el feminicidio en México —editorial Aguilar—  es el título del libro que publicó Frida Guerrera, en cuyo prólogo razona: “Los números sí tienen un rostro y una voz”.

Y narra:

“Hace más de 11 años, yo, Frida Guerrera, salí de casa de mi ex-pareja con la nariz sangrando, una hemorragia vaginal y 30 pesos en la bolsa. Después de siete años de trabajar juntos para ‘nuestro consultorio’, todo se rompió y el dolor fue inmenso".

Recapitula:

“Dejé el consultorio donde laboraba como terapeuta con niños y niñas, dando cursos a mujeres que atravesaban por una crisis emocional y atendía a personas cuyas problemáticas me demostraban el miedo, la angustia y las preocupaciones en sus ojos. Rota y con un gran dolor en el corazón dejé esa casa, aquel sueño que fue el consultorio, para dedicarme totalmente a denunciar violaciones graves a los derechos humanos”.

En 2016, Frida Guerrera Villalvazo, de Guadalajara, Jalisco, se propuso redactar una reflexión que, reconoce, tuvo poco eco.

Y se pregunta:

“¿Por qué la mayoría de nuestra sociedad tolera y calla los asesinatos contra las mujeres? Dolorosamente, no obtuve respuesta, ni siquiera mía. Aún no documentaba los feminicidios acaecidos en ese año”.

Decidió investigar y se dio cuenta “que adentrarme en el tema implicaba explorar un mundo de indiferencia social e institucional”, y tendría que pelearse “con sus propios demonios para digerir tanto dolor y tanta saña”.

Por lo tanto, sabía que, al involucrarse, “viviría inimaginables sensaciones ocasionadas por las atrocidades y las bajezas” con las que las mujeres son asesinadas en nuestro país.

Y ahora está aquí, en una cafetería de la Zona Rosa, acompañada de su actual pareja; afuera esperan cuatro personas que cuidan de su seguridad, asignadas por la Fiscalía General de la República.

Las amenazas anónimas caen como lluvia ácida a través de las redes sociales, casi todas de procedencia anónima, aunque tres son las que la han puesto más en alerta. Dos de ellas advierten:

“Tú eres un feminicidio pedido a gritos”, “cuando salgas de tu casa, no sabes ni por donde te van a llover los plomazos”.

Entonces recurrió al Mecanismo de Defensores de Derechos Humanos y Periodistas, así como a la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión.

En otra, con la foto de un fusil, la remite Gallo Sin Ley, @GalloPlaqueto: “Tenga cuidado, si le ordenan callarse se calla o pierde la vida y la de toda su familia será arrebatada. Viva el más útil”.

Las advertencias habían llegado desde 2010, cuando radicaba en Oaxaca, donde empezó a publicar en un diario local La Columna Rota, pero fue hasta hace unos meses cuando se preocupó más y prometió: “Voy a dar contigo y con todos los que se atrevan a amenazarme".

Y logró dar con @GalloPlaqueto, un tipo escurridizo, quien provocó que al Twitter de Frida Guerrera le cayera ataque de la Legión Holk y una frase: “Te vamos a matar, que vivan los feminicidas".  

La persona que está atrás de Gallo Plaqueto tendrá que comparecer este lunes en la Fiscalía General de la República.

Y va por otros. 

OPINIONES MÁS VISTAS