Golpe bajo

Víctor Carrancá… ahora ya camina lento

Iván Tirzo Santos

Lejos de que le estén preparando una salida decorosa, Víctor Carrancá se va vapuleado de la Fiscalía General del Estado. Se va sin resolver la mayor parte de los crímenes ocurridos en siete años en Puebla.

Sus investigaciones siempre fueron lentas y otro tanto equivocadas cuando había que hacer frente a escándalos mediáticos.

En siete años como titular de la Fiscalía nos enteramos de decenas de inculpados que terminaron siendo chivos expiatorios, por falta de pruebas del ministerio público.

Con el inicio de los juicios orales, que entraron en vigor en 2016, son recurrentes las ocasiones que los jueces exhiben la falta de preparación del personal de la Fiscalía para sostener sus hipótesis de personas inculpadas.

La lista es amplia para mostrar las deficiencias del aún fiscal. Vayamos al caso de los asesinatos de autoridades municipales.

Con el caso de Félix Aguilar Caballero, edil electo de Nopalucan, en los últimos 4 años y 10 meses, 8 alcaldes y 4 ex presidentes fueron asesinados en Puebla.

Si le preguntamos al edil cuántos detenidos hay por estos hechos, evitará dar información, porque estos casos siguen impunes.

Solo por poner un ejemplo tenemos el caso de Efraín García, alcalde de Tlanepantla, quien fue asesinado por un comando armado el pasado 12 de abril. Por ese crimen no hay personas detenidas.

Si lo comparamos con otros estados veremos que sí existe la eficacia en las investigaciones y, algo que no hay en Puebla.

Caso concreto es el de Genaro Negrete Urbano, alcalde de Naupan, Puebla, quien fue secuestrado el 4 de julio y que fue encontrado sin vida el 7 de agosto en Tulancingo Hidalgo.

Siete días después, la Procuraduría General de Justicia del Estado de Hidalgo (PGJEH) resolvió el caso. El 14 de agosto dio a conocer el aseguramiento de ocho personas por su presunta responsabilidad en el delito de secuestro en agravio del presidente municipal.

Quisiéramos que en Puebla, Víctor Carrancá resolviera un crimen de esa magnitud en siete días.

OPINIONES MÁS VISTAS