Desde el biopoder

No todo fue un caos en el nacimiento de México

Jaime Zambrano

A pesar de que diferentes historiadores explican que el nacimiento de la nación mexicana en el siglo XIX fue un caos y un desorden, en la realidad, existen documentos que revelan que se realizaron propuestas interesantes que podrían retomarse en un futuro no tan lejano.

La idea de poderes ejecutivos colegiados no es nueva y México experimentó con dos triunviratos.

Las propuestas como la de gobiernos mexicanos colegiados, podrían tomarse en cuenta en nuestros días. ¿Por qué no experimentar con un gobierno que deje atrás el presidencialismo? ¿Qué pasaría si se votara por tres o cinco integrantes de un gobierno colegiado?

Se podría retomar la propuesta de algunos diputados de inicios del siglo XIX en torno a la elección de un ejecutivo de tres individuos, en la que participaran las legislaturas de los estados. Otra idea que se podría retomar es la propuesta por una elección por mayoría absoluta de una terna de junta de electores.

A pesar de que, actualmente, México cuenta con un presidente, que es apoyado por un gabinete, no le vendría mal al país establecer un gobierno en el que las decisiones se tomen de manera colegiada, en una especie de grupo.

El trabajo en equipo es una de las condiciones que podría influir en el país. Actualmente, existe una deuda histórica con los gobiernos colegiados en México.

Desde hace algún tiempo, diferentes investigadores como Israel Arroyo, Marcelo Carmagnani, Alicia Salmerón, José Antonio Aguilar Rivera y Cecilia Noriega, entre otros, comenzaron una ruta para alejarse de la historia tradicional y corroborar los hechos del Siglo XIX. Desde el análisis de actas legislativas, la nueva corriente de investigadores descubre elementos que estaban olvidados o que alguien quiso olvidarlos.

México está lejos de haber iniciado como un sistema presidencialista como lo expresan investigadores como Jorge Carpizo, por el contrario, los legisladores intentaron poner en marcha un gobierno colegiado como una solución a las diferencias.

Lo que es lamentable es que la forma de gobierno colegiada, no tuvo mayor tiempo en México, para que se pudieran analizar los resultados y la atención a los problemas de los mexicanos. No estaría por demás, dar una oportunidad a los gobiernos en equipo.

jaime.zambrano@milenio.com

OPINIONES MÁS VISTAS