Política cero

¡Malditos aguafiestas!

Jairo Calixto Albarrán

Aunque haya quien sostenga que lo que te choca te checa, a mí me chocan los aguafiestas, pero más aún los que los aplauden rabiosamente como si hubieran hecho alguna gracia al aplicarle el freno de mano a la diversión. Por supuesto me refiero a quienes desde que se mencionó el nombre del voyeur de la vida galante, Carlillos Ahumada, cuyo nombre es imán para escándalos, transas y complós (la mejor definición la hizo Olga Wornat al referirse a él como “El cabrón de las Pampas”), organizaron la chillona y el culebrón seudojurídico con la esperanza de que mejor se quedara en Argentina a contribuir al caos y al desmadre con los 100 mil dólares que traía en la bolsa como típico canalla de las novelas de Sacheri. Bueno, hasta organizaron rituales satánicos y amarres para que el llamado “empresario de origen argentino” no fuera a ser extraditado.

O sea, ahora que nos quieren entretener con el linchamiento en Twitter de Fernanda Familiar por andar empujando fake news anti-Amlove (algo que se ha vuelto aburrido por repetitivo), la verdad hubiera sido más entretenido un reencuentro entre Chayito y Ahumada, la pareja ideal al ritmo del Buki, con toda la banda: Bejarano, Salinas, el subjefe Diego (que ya debe estar cuajado de amparos), Juan Collado, Brozo, la esposa de Ahumada, en el mismo tono artístico-festivo de la reunión de Kabah, Magneto y OV7.

Ni siquiera la bronca entre Martí Batres contra Monreal por el control del Senado podría resultar tan edificante, sobre todo, porque se ve un poquito mal que se estén dando patadas bajo la mesa por un mendrugo de poder, cuando bien podrían salir a apañar machitos acosadores, violadores y feminicidas. Y de paso pasarle el trapo al Ángel de la Independencia.

Como quiera que sea, cabe reconocer que ha sido muy entretenido ver a ciertos personajes ligados a Ahumada que luego luego pusieron los ojos como huevo cocido rezándole hasta a la Santa Muerte para que el ex dueño del Santos y el León no pasara por acá a hacer su tiradero.

Bueno, aunque nunca perderemos la esperanza de que a la fanaticada rosarista-ahumadista se les aguaden los conjuros de aguafiestas para que nos sigan divirtiendo, por lo pronto podemos esperar que Javidú cumpla su palabra y saque a balcón a mi licenciado Peña, para ir por las palomitas.

jairo.calixto@milenio.com
@jairocalixto

OPINIONES MÁS VISTAS