Estira y afloja

La revolución de la tablarroca

J. Jesús Rangel M.

Seguramente Daenerys y sus dragones no hubieran tenido tanto poder en Juego de tronos si las construcciones de palacios y casas de la época hubieran usado tablarroca resistente al fuego y que limita su expansión, como lo hicieron en la Torre Mayor, en la Torre BBVA y en la Torre Chapultepec, por ejemplo.

La tablarroca fue inventada hace 116 años por la empresa pionera USG líder en la fabricación de sistemas ligeros de construcción y que se unió recientemente al grupo alemán Knauf para convertirse en el más grande del mundo, con 36 mil trabajadores y 295 plantas a escala global. En México tiene presencia desde hace 50 años con plantas en Puebla, Colima, Nuevo León, San Luis Potosí y Coahuila.

Fernando Fernández, director general de USG México y Latinoamérica, y Luis González Novoa, gerente de mercadotecnia, me explican que tienen tres años con crecimientos anuales en el país de dos dígitos en el ramo de la construcción comercial, y que sí participaron y entregaron las obras correspondientes dentro de la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) que fue cancelado.

“México es parte fundamental del modelo de negocio de USG y plataforma esencial para el suministro de los mercados de Centroamérica y El Caribe. México es un país estratégico y en junio se inaugura la nueva línea de USG Durock® en la planta de Monterrey, donde se invirtieron 10 millones de dólares”, afirma Fernando Fernández.

La integración con Knauf fortalece el compromiso con la gente, los negocios y las marcas de USG. “USG México continuará operando con sus reconocidas marcas e innovadoras soluciones constructivas que han evolucionado la industria con soluciones constructivas para muros interiores Tablaroca®, fachadas USG Durock® y USG Securock®, plafones reticulares y más recientemente tableros arquitectónicos como USG Stoneboard® y USG Artsound®, entre muchas otras”.

—¿Por qué ha sido tan exitosa la tablarroca? Todos la conocen…

—La construcción en los 80 era con el sistema tradicional con uso de varilla, cemento, blocks, concreto y demás que limitaba la altura de los edificios por peso y costo. El sistema de construcción ligera impuso una revolución: un metro cuadrado de construcción tradicional pesa alrededor de 300 kilos y con tablarroca disminuye a 18 o 25 kilos. La Torre Latinoamericana costó más que las actuales torres de Reforma.

—¿Y el costo y tiempo de construcción?

—Somos opción porque 35 por ciento de un proyecto está en la cimentación, ligado al peso total de la obra. Con sistemas ligeros somos 70 por ciento más eficientes que con un sistema tradicional. Con éste se construyen 9 metros cuadrados en ocho horas y con el ligero 30 metros cuadrados; ahorras recursos y ahorras tiempo. Eres más competitivo.

Mañana le platico en qué no se usa la tablarroca.

jesus.rangel@milenio.com

OPINIONES MÁS VISTAS