En privado

El Presidente y la delincuencia

Joaquín López-Dóriga


No eres tú, es la realidad.
Florestán

En la reunión de seguridad de ayer en Palacio Nacional, el presidente López Obrador marcó una línea fundamental que luego reiteraría en la mañanera: en su gobierno no se negocia ni se negociará con el crimen organizado ni apoyará a los grupos armados de autodefensas.

Y digo que es fundamental porque en algún momento gente cercana habló de negociar con los jefes de los cárteles para bajar la violencia, lo que es una locura total, partiendo de con quiénes se sentarían, cómo confiar en quienes no son confiables, a cambio de qué, pero, sobre todo, porque el Estado mexicano no debería estar en una mesa con delincuentes además que tal acuerdo no garantizaría ni una baja en la violencia ni en la distribución y consumo de drogas ni de los otros delitos en los que se han diversificado.

Esta definición, entre otras cosas, es un alto al subsecretario de Gobernación, Ricardo Peralta, que primero participó en Hidalgo, Tamaulipas, en una reunión pública cuyo anfitrión fue Octavio León Moncada (a) El Tarzán, de la columna armada Pedro J. Méndez, señalado, además, por nexos con el cártel del Golfo, como reveló Denise Maerker en El Noticiero, quien también dio a conocer que el gobernador Francisco González Cabeza de Vaca dijo que le había llamado para advertirle el riesgo de reunirse con este grupo delincuencial y que así lo expuso en la mañanera del pasado 5 de agosto.

Ayer, el mismo subsecretario fue a La Huacana michoacana para reunirse con autodefensas, lo que denunció el gobernador Silvano Aureoles quien lo acusó de dar dinero a delincuentes, las autodefensas, lo que Olga Sánchez Cordero, presente en la reunión de Palacio Nacional, ya contuvo: se acabaron las reuniones con autodefensas hasta que el presidente, cuya principal prioridad contra la delincuencia, la Guardia Nacional, diga otra cosa, si es que la dice.

RETALES

1. MEMORIA. Para la candidatura al gobierno de la CdMx por Morena, compitieron Ricardo Monreal, Martí Batres, Mario Delgado y Claudia Sheinbaum, hoy todos protagonistas de la 4T, que influyen de alguna manera en la elección de la nueva dirigencia nacional de Morena;.

2. CÁLCULOS. Ahí son tres los aspirantes, cada uno con un proyecto: Yeidckol Polevnsky, que está contra Batres y su grupo de peso, sin duda, en el movimiento y contra Monreal; Mario Delgado, que está en otra corriente; y Bertha Luján, la más cercana López Obrador. Sin duda, él influirá; y

3. APOYO. Hay que leer muy bien el reconocimiento que la Anuies, que agrupa a todas las instituciones de educación superior del país, hizo al rector Enrique Graue, en las vísperas de que se publique la convocatoria en la Rectoría, a la que tiene derecho a reelegirse. De ahí se deriva un frente para impedir el abordaje a la torre de rectoría de un grupo de la 4T.

Nos vemos mañana, pero en privado

lopezdoriga@milenio.com
@lopezdoriga
lopezdoriga.com

OPINIONES MÁS VISTAS