Otro camino

Basta de simulación

Joel Ortega Juárez

En recuerdo de Vicente Granados, un hombre elegante y consecuente


El desastre nacional al que nos llevó el PRI, produjo una inmensa revuelta electoral. Más de la mitad de los electores votó esperanzada por Andrés Manuel López Obrador para presidente y por Morena y sus aliados como diputados, senadores, gobernadores, diputados locales y alcaldes. No se debe olvidar esto nunca.

Tanto en la campaña, como en los gobiernos encabezados por AMLO y sus partidarios de antes (PRD) y de ahora (Morena) se realizaron acciones de política subsidiaria, manteniendo el modelo 

neoliberal. 

Se realizó una política clientelar. El aparato corporativo se mantuvo. Surgieron nuevos ricos producto de la voracidad sin límite de burócratas de todos los niveles, muchos de ellos procedentes de antiguos grupúsculos y partidos de izquierda. Tanto el PRD como Morena y sus aliados, especialmente los maoistas salinistas del PT, reiteraron sus posiciones castristas y marxista-leninistas, en lo doctrinario y en materia de política exterior.

Todo lo anterior se ha mantenido en la integración del gabinete, en las declaraciones e iniciativas legislativas y políticas públicas, desde la toma de posesión del presidente López Obrador.

Es hora de entender que la imagen de la izquierda es casi monopolio de Morena y sus aliados en lo que corresponde a México y a escala internacional los restos del naufragio del castrismo, el madurismo y los demás experimentos de gobiernos autonombrados nacionalistas antiimperialistas en Iberoamérica, además de grupos, partidos y tendencias herederas de partidos comunistas en Europa Occidental, Mediterránea y la del Centro y Este. Sin olvidar que el gobierno de China está bajo la dirección monopólica del Partido Comunista, lo mismo ocurre en Corea del Norte y Vietnam.

En una palabra la izquierda es esa y lo demás es una fantasía.

En nuestra época, nuestro planeta y en México los sueños de cambio radical del mundo capitalista para construir una nueva sociedad libre, sin explotación, desigualdad y defensora de la tierra y contraria a la devastación ecológica requiere construir un nuevo proyecto libertario.

La izquierda es conservadora, cómplice de dictaduras criminales y del desprestigio de las viejas banderas rojas de poco más de un siglo y medio.

Es hora de decir “Adiós, Bandera Roja, Nuestra” con las palabras de Yevgueni Yevtushenko: Adiós, Bandera Roja nuestra. / Fuiste nuestro hermano y nuestro enemigo. / Fuiste el camarada del soldado en las trincheras, / fuiste la esperanza de la Europa cautiva.

Pero, como una cortina roja, tras de ti ocultabas al gulag / repleto de cadáveres helados. / ¿Por qué lo hiciste, / Bandera Roja nuestra?

Adiós, Bandera Roja Nuestra. / Acuéstate. / Reposa. / Recordaremos a todas las víctimas / engañadas por tu dulce susurro rojo / que sedujo a millones a seguirte como corderos / camino al matadero.

Pero te recordaremos / porque no fuiste tú menos engañada.

Adiós, Bandera Roja nuestra. / ¿Acaso fuiste sólo un trapo romántico? / Estás ensangrentada / y con nuestra sangre te arrancamos / de nuestras almas.


El desafío es inmenso. La tarea es sobre todo de los jóvenes. Nunca hay que ceder a los poderosos. Hoy más que nunca se requiere Asaltar el cielo.

La izquierda fracasó. Es hora de imaginar Otro camino. Sin Inquisiciones quemando herejes, acusándonos de traidores y renegados.






joelortegajuarez@gmail.com

OPINIONES MÁS VISTAS