Todoterreno

Procuraduría del jubilado, factible

Jorge Alonso Guerra

Cuando se llega a la edad de la jubilación, normalmente la persona no tiene idea de los trámites tan sinuosos que le esperan. La mayoría de los futuros jubilados, consideran que al llegar a los 60 años, en automático recibirán su prestación económica vitalicia, recompensa merecida por una larga vida de trabajo. 


Pero la cruda realidad es otra, pues es el inicio de un largo ir y venir a la delegación del IMSS que le corresponde y demás dependencias gubernamentales, donde muchas de las veces los traen de la “seca a la meca”, es decir, si no les falta una constancia o papelería oficial, les falta otra, y así pueden durar largos meses, inclusive años. 

 
Es injusto el trato que reciben estas personas, -nuestra fuerza laboral de antaño- pues es gente de la tercera edad, donde cada trámite que efectúan, les cuesta dinero, pero sobre todo, mucho esfuerzo físico de traslado, aunado a extensos y tediosos periodos de espera, cada vez que acuden a la delegación del Seguro Social y otras oficinas gubernamentales. 


Por lo tanto, es de justicia, que las nuevas autoridades federales que se incorporan a partir del 1º de diciembre del presente año, envíen una iniciativa del Ejecutivo Federal a la Cámara de Diputados, para la aprobación de la Procuraduría de la Defensa del Jubilado, que tanta falta hace, y de ser aprobada dicha procuraduría, incluyendo, sus respectivas delegaciones, subdelegaciones en los Estados y algunos municipios, apoyarían a los futuros jubilados, como coadyuvantes, donde se supliría la deficiencia administrativa y jurídica que adolecen muchos futuros pensionados. 


Pues no es lo mismo que el derechohabiente, se enfrente solo a tramitar su retiro, que con la ayuda de una autoridad, misma que exhortaría y condicionaría al IMSS, ISSSTE, inclusive a las Direcciones de Pensiones en los Estados y Municipios, a formalizar y finiquitar lo más rápido posible, el expediente de la persona y de no cumplir, en tiempo y forma, se expondrían a que se les aplicaran multas por desacato y desobediencia. 


Existen dependencias como la, Procuraduría Federal del Consumidor o la CONDUCEF, que brindan excelente servicio a la gente por los abusos que cometen los comerciantes y las instituciones bursátiles y de seguros, y a raíz de su creación, dichos abusos disminuyeron radicalmente. Por lo tanto, el autorizar la Procuraduría Federal de la Defensa del Jubilado, con amplias facultades coercitivas, beneficiaría a infinidad de gente de la tercera edad, que en su gran mayoría ignoran la tramitología que deben cumplir para poder jubilarse dignamente y con el mayor beneficio.



jorge.alonsoguerram@gmail.com

OPINIONES MÁS VISTAS