Radio Pasillo

Triunfo caluroso de una fría noche de enero

José Juan Vázquez

En medio de la expectativa de la mayoría de los aficionados de Santos Laguna de una derrota con la que Salvador Reyes fuera, hipotéticamente, destituido como entrenador, los Guerreros le ganaron a las Chivas. 


Dicen que a veces el universo confabula para que las cosas se den de manera positiva. En esta ocasión llegó a manera de una inesperada lesión de tobillo, no sabemos cual, de Ayrton Preciado, que dejó fácil la decisión de poner en la alineación titular a Brian Lozano. 

 
El líder invicto del torneo mostró respeto de inicio al utilizar una línea de cinco defensas, incrustando a Hedgardo López a lado de Hiram Mier y Jair Pereira. 


De inicio, Chivas tenía más tiempo de posesión de pelota y estaba más tiempo en terreno lagunero. Lo más cercano a gol fue un disparo raso y colocado a poste derecho de Alan Pulido que atajó Jonathan Orozco. 


Pero en el primer disparo franco a portería de Santos terminó en gol, por conducto de José Juan Vázquez. Debe ser el primer disparo de ese tipo que intenta “El Gallito” desde que llegó a la Comarca Lagunera. 

 
A partir de este punto, la escuadra lagunera tuvo cuatro oportunidades más de ampliar el marcador. Una de Javier Correa en disparo cruzado dentro del área que atajó Raúl Gudiño con el pie. Otra de Diego Valdés en cobro de tiro libre que Gudiño tiene que atajar abajo a la izquierda. El remate al travesaño de Correa y el gol anulado a Eduardo Aguirre con el VAR. 


Las opciones de Chivas se redujeron a un disparo dentro del área de Ernesto Vega que volvió a atajar Jonathan Orozco. 

 
Es un triunfo inobjetable frente al que, hasta ayer, era el mejor equipo del torneo. Con el juego de conjunto de por medio y atacando al equipo rival. 


En el partido de anoche era más importante el resultado que el funcionamiento, por el impacto mediático que tiene el equipo de Guadalajara y la atención que se tuvo de los medios nacionales e internacionales que cubrieron el juego en el TSM, aunque ganar y jugar bien se lograron. 


En el cotejo de ayer nació una nueva regla entre los futbolistas santistas, la regla “Ayrton Preciado”, todos los elementos albiverdes corrieron por cada balón que perdieron, ninguno se quedó parado, todos persiguieron al rival. Algo dejó de lección lo sucedido hace 15 días. 

OPINIONES MÁS VISTAS