Cartas oceánicas

México tiene tiempo

José Ramón Fernández Gutiérrez de Quevedo

Impulsada por la frescura de un nuevo entrenador, la selección española ventiló en noventa minutos a Croacia (6-0), la subcampeona del mundo. Han pasado dos meses desde la Final en Moscú y ambos equipos parecen muy distintos: los españoles se encuentran ante la revolución de un sistema al que se le habían fundido los circuitos, y los croatas buscan la renovación de una generación que dominó un estilo. Apenas dos meses, que en la vida se nos quedan cortos pero en el futbol pueden ser eternos, son necesarios para mirar el juego de otra manera: ni España era tan mala, ni Croacia tan buena, ni Luis Enrique es un mago, ni Zlatko Dalic, técnico croata, está acabado. El tiempo en el juego es casi todo, dominarlo sirve para darle ritmo al futbol, para crear movimiento en el campo, o para llenar de ideas un espacio; pero sobre todo, el tiempo sirve para administrarlo. España olvidó toda una camada de futbolistas y buena parte de su legado cuando perdió unas horas de su tiempo: a dos días del Mundial, decidió cambiar de entrenador. Croacia en cambio, utilizó a favor el tiempo cuando a pocos meses de Rusia 2018, le entregó el equipo a un técnico desconocido. En las dos selecciones la lectura del tiempo, incorrecta y correcta, fue clave para cambiar su historia. La idea del tiempo como factor determinante en la vida de las selecciones nacionales, sirve para explicar lo que sucede con el banquillo de México. No se trata de elegir al técnico ideal, sino de hacerlo en el momento exacto. ¿Quién asegura que apresurar esta decisión garantiza el éxito? Una cosa es darle tiempo al entrenador, frase muy común en el futbol, y otra cosa muy distinta es darle un entrenador al tiempo de una selección. Para encontrar técnico, México tiene tiempo.

josefgq@gmail.com



OPINIONES MÁS VISTAS