Dato duro

Dos sopas

Juan Carlos López Aceves

La coalición Juntos Haremos Historia ganó seis de las nueve diputaciones federales de Tamaulipas. Pero Erasmo González Robledo será el único candidato de Morena que llegue a la Cámara de Diputados. Los cinco restantes llegan registrados por el Partido Encuentro Social (Olga Elizondo, Joel Villegas, Adriana Lozano y Olga Sosa) y por el Partido del Trabajo (Armando Zertuche). Como Américo Villarreal llega al Senado por Morena y María Covarrubias por el PES.
Así quedó establecido en el Convenio de Guadalupe, firmado el 12 de diciembre de 2017, por Andrés Manuel López Obrador, Yeidckol Polevnsky, Eric Flores y Alberto Anaya, dirigentes de Morena, PES y PT, respectivamente.
Registrado el 9 de julio de 2014, fecha en que Morena también obtiene el visto bueno del INE, el Partido Encuentro Social decidió jugar la elección presidencial de 2018, en alianza exitosa para Andrés Manuel López Obrador: el PES aportó 1.5 millones de votos al tabasqueño, de los cuales 26,980 fueron depositados en las 4,628 casillas instaladas en Tamaulipas.
Publicado en el DOF el 2 de febrero de 2018, el convenio estableció que al PES le tocaría postular a 75 candidatos a diputados federales en 75 Distritos, al igual que al PT en otros 75. Y Morena lo haría en 142 de los 300 Distritos Electorales en que se divide el país. Y para el Senado, la coalición registraría 62 de las 64 fórmulas de mayoría relativa, de las cuales ocho fueron para Encuentro Social, una de ellas en Tamaulipas.
La cláusula 5 del convenio señala que el origen partidista de los candidatos a diputados y senadores, definirá el grupo parlamentario que integren en caso de ganar la elección. Mientras que la cláusula 12 dispone que, concluido el proceso electoral, la alianza termina de manera automática.
Viene a colación lo anterior, porque los diputados y senadores que ganaron por el PES tienen que resolver una encrucijada, una vez que el INE declare que el partido que los postuló ha perdido su registro y personalidad jurídica.
No podrán integrar un grupo parlamentario, porque el partido que los postuló ya no existirá en el inmediato plazo: el PES no obtuvo al menos el 3% de los votos en una de las tres elecciones federales, como lo exige el artículo 41 de la Carta Magna y el 94 de la Ley General de Partidos. Medio centenar de diputados y ocho senadores de Encuentro Social deben tomar una decisión.
Ser legisladores sin partido. O causar alta en uno de los grupos parlamentarios, como lo prevé el artículo 30 de la Ley Orgánica del Congreso General. No hay más que dos sopas.
Subirse al Ferrari ganador de Morena. O ser contrapeso desde las bancadas del PAN o el PRI.

OPINIONES MÁS VISTAS