Mercados en perspectiva

Jugar con fuego

Juan S. Musi Amione

Recientemente hemos visto un importante desplome de los mercados emergentes, estas son economías subdesarrolladas o en vías de desarrollo que no hemos alcanzado la categoría de país desarrollado o industrializado y que por ende somos más vulnerables a los movimientos abruptos del mercado; asimismo, somos más frágiles y propensos a caer en crisis.

Para darles una idea de la magnitud de los eventos financieros y caídas de estas naciones, les comparto las siguientes cifras (en dólares) en lo que va del año:

Turquía: su moneda se ha devaluado 40 por ciento y su bolsa ha caído un poco más de 50 por ciento.

Brasil: devaluación de divisa de 19 por ciento y caída de su bolsa de 23 por ciento.

Argentina: devaluación de 50 por ciento y baja en su índice bursátil de 30 por ciento.

Sudáfrica: moneda devaluada también 19 por ciento y pérdida accionaria de 28 por ciento.

En el caso de México, el peso ha aguantado, alcanzando una apreciación ligera de 2 por ciento (recordemos que iniciamos el año en niveles cercanos a 19.68), y por otro lado la bolsa ha observado una caída marginal de 2 por ciento.

Como pueden, ver México destaca y ha aguantado de manera ejemplar, y esto no es coincidencia ni suerte; a pesar de todo el descontento y lo que se ha hecho mal en este país, hay que reconocer que las finanzas públicas son bastante mejores que las de otras naciones, lo que tampoco quiere decir que seamos un ejemplo a seguir.

Creo que hoy más que nunca tenemos que ser inteligentes, mesurados pero, sobre todo, disciplinados en materia fiscal y de gasto para que esta condición “privilegiada” pueda prevalecer, de forma que en este complicado entorno en el que continuará el mundo, sigamos destacando.

Pienso que se está jugando con fuego cuando se anuncian medidas populistas y propuestas políticas o económicas absurdas, antes de comenzar la administración, mismas que pudieran comprometer nuestra situación financiera.

Si no hacemos una reforma fiscal estructural (gravar alimento y medicinas) y se opta por la expansión del gasto social, la eliminación del gasolinazo y la reducción de impuestos, caeremos en una total irresponsabilidad o politiquería pura.

También se juega con fuego cuando se mandan mensajes confusos y tendenciosos que no abonan a la confianza y a la certidumbre del país e inversionistas; a pesar de recomendaciones de expertos nacionales e internacionales, se sigue cuestionando la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM).

Ya tuvimos una primera advertencia de calificadoras internacionales sobre la responsabilidad fiscal, pero esta toma una especial relevancia cuando todavía no es un hecho la firma del nuevo Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC); seguramente la Fed va a subir tasas la próxima semana, y la crisis de emergentes se va a extender al año entrante.

Hoy más que nunca requerimos disciplina, sacrificio y mensajes que den confianza y que inviten a la inversión y al desarrollo económico de México; de lo contrario, podemos enfrentar una situación sumamente vulnerable, dejando de destacar entre los emergentes.

info@cism.mx
@juansmusi
www.cism.mx

OPINIONES MÁS VISTAS