En la pelota

Por qué Pete Rose sí y Ty Cobb no en HOF

Juan Vené

“Un día sin reír es un día perdido”… Charles Chaplin.-


* * *


Hoy y mañana son Juan Colmenares de Caracas, pretende advertir: Usted menciona a Tany Pérez entre los terceras bases de los Rojos de Cincinnati, pero él era primera base”.

Amigo y tocayo: Lo cité por sus jonrones cuando jugó tercera base con ese club, en 1967, 1968, 1969, 1970 y 1971.

Héctor Marcano, de Adelaide, Australia, pregunta: “A propósito del cumpleaños de Ron Guidry, ¿qué me puedes decir de él que no digan los números, qué crees le faltó para ser un fuera de serie, cómo era su instinto, cómo era su liderazgo en medio de tan distinguido grupo con el cual compartió, cómo te fue entrevistándolo? Tengo muy buenos recuerdos de él, y lo sigo admirando, en mi lista hecha con el corazón de mi infancia, siempre lo he tenido al lado de Steve Carlton, mi número uno y Nolan Ryan, mi número dos”.

Amigo Heity: El zurdo Guidry fue vistoso, flexible más que todos, risueño. Buen lanzador, pero inconsistente. En 1978 ganó 25 juegos, tres derrotas, 1.74 de efectividad; en 1983, 21-9, 3.42; y en 1985, 22-6, 3.27. Sin embargo, en sus 14 temporadas tuvo cinco records negativos y al final sus totales fueron 170-91, 3.29. Una vez me dijo que lo que más le gustaba del beisbol no era lanzar, sino batear. Por eso, aun cuando el designado no lo dejaba en los juegos, practicaba bateo todos los días.

Miguel E. Lezama R. de Guarenas, pregunta: “¿Por qué en Hawái no hay beisbol de las menores ni de las Mayores?”.

Amigo Migo: Creo que Honolulú sería una excelente sede, porque hay muy buen beisbol allá desde infantil hasta universitario. Pero la distancia conspira en contra. Desde Nueva York hasta allá, el vuelo es de 11 horas, 8 mil cuatro kilómetros.

José G. Chirinos, de Acarigua, pregunta: “He leído en una de sus columnas que Ty Cobb no merece estar en el Hall de la Fama de Cooperstown, y en otra abogando por el ingreso de Pete Rose. ¿Cuáles son sus razones, y que ambos son sospechosos de tener vínculos con las apuestas?”.

Amigo Pepe: No son sospechosos, a ambos se les comprobaron delitos, pero muy diferentes. Me da la impresión de que no lees la columna completa, porque más de una vez he tratado el caso. Rose apostó él mismo a que su equipo ganaba, mientras que Ty Cobb y Tris Speaker, comprobado por cartas de ellos, dirigidas a los apostadores, vendieron juegos, negociaron para que el club perdiera cuando era favorito. Hay una diferencia muy grande. Espero que esta vez hayas leído toda la información.


jbeisbol5@aol.com

twitter:@juanvene5

OPINIONES MÁS VISTAS