Malos modos

Esto no es una dictadura

Julio Patán

Leo cada vez a más ciudadanos que se refieren al Presidente como a un “dictador”. Disiento. No es que falten indicios de que lo jalonean fuertes pulsiones autoritarias. En efecto, son muy malas señales sus diatribas contra los medios, las claras y abundantes de siempre y la ambigua del otro día, esa que luego calificó de malentendido, la de los periodistas “prudentes”. No menos inquietante es el modo en que se salta a la torera a las cámaras legislativas siempre que no se limitan a obedecer: ahí está el mando militar de la Guardia Nacional o el patético memorando sobre la reforma educativa.

Tampoco tranquiliza esa idea de sí mismo como una garantía de la salud moral de la nación, como un hombre tocado por una pureza tal que no solo no puede ni debe ser supervisado, no digamos ya cuestionado, sino que, por decreto o por ciencia infusa, extiende esa pureza a todo su entorno.

Súmenle las referencias permanentes a Dios y la misa, más su simpatía por figuras como Fidel, Chávez o Maduro y sus arremetidas contra los órganos independientes, y pues no, no estamos ni cerca de una figura razonablemente democrática.

Dicho lo cual, esto no es una dictadura. Y es que ciertos términos no deben ser usados a la ligera, porque si este régimen tiene un enorme margen de mejoría, tiene también un enorme margen de empeoramiento. En las dictaduras no solo se fustiga a los medios: se les reprime, se les prohíbe. Así lo hizo Castro, así los militares argentinos.

En México, hoy, algunas voces han perdido espacio, pero las contradicciones, mentiras o malas decisiones del Presidente son consignadas y criticadas. En las dictaduras, la educación es uniforme; en México es plural. En las dictaduras, los ciudadanos son controlados casa a casa por el aparato represivo; en México le tememos —con razón— a la Guardia Nacional, pero todavía nos reunimos con quien queremos y hablamos de lo que nos parece.

En las dictaduras que le gustan a nuestro Presidente, las empresas privadas acaban absorbidas por el Estado y puestas en manos de militares ineptos y corruptos o civiles ineptos, corruptos, y de la familia. En México estamos lejos de ese escenario, con todo y la fiebre paraestatal de la 4T, las invitaciones a que los topes salariales del gobierno se extiendan a la IP, el disparate de hacer de Tabasco una potencia lechera o el muy peligroso de los precios de garantía.

Dicho esto: sí, van fatal la economía que está en remisión, la seguridad con el récord de muertos, la salud pública, la gasolina, el gas, el aeropuerto, la cultura y la educación, o sea todo lo importante, empezando, claro, por la otra salud, la democrática. Y es que se puede convertir en un desastre a un país sin convertirlo en una dictadura. La ineficiencia, el prejuicio y el autoritarismo tienen mil caras.

@juliopatan09

OPINIONES MÁS VISTAS