Malos modos

ETA en el Senado

Julio Patán

La foto es de vergüenza. A la derecha, Martí Batres, presidente del Senado, pegado a la ikurriña, la bandera del País Vasco. A la izquierda, Arnaldo Otegi, con la de México. ¿Quién es Otegi? Un dirigente político que está a la cabeza de una coalición electoral vasco-navarra, EH Bildu, como un ciudadano libre, hoy, de sanciones judiciales. Hasta ahí, nada que objetar. Pero decir “hasta ahí” es decir muy poco. Otegi pasó 14 años en la cárcel, por motivos nada insignificantes: perteneció a ETA, y participó en atentados con explosivos y algún secuestro. ETA: más de 800 muertos, y atentados tan aberrantes como el del concejal Miguel Ángel Blanco, un chico ejecutado de forma cobarde, muerto tras una agonía terrible, o el del Hipercor de Barcelona, un supermercado lleno de civiles. Libre, Otegi se movió hacia las organizaciones políticas afines al nacionalismo etarra, destacadamente a Batasuna. Un moverse que hubiera sido menos repelente si no se hubiera negado a condenar los atentados de la organización terrorista. Algo habrá tenido que ver que ETA era la autoridad extralegal tras organizaciones que no debían por tanto ser legales, y que dejaron de serlo. Con el tiempo, Otegi, sí, acabó por decir que sentía esas muchas muertes, y sí: ETA dejó las armas y hoy el nacionalismo vasco radical camina por vías digamos institucionales.

La pregunta, sin embargo, es pertinente: ¿qué celebraba ese día, senador? ¿Por qué la sonrisa, por qué ese tuit? ¿Por qué la ikurriña sin la bandera española, país aliado al que pertenece Otegi mal que le pese y que ha sido víctima de la ideología tóxica, mezquina y cruel que alimentó las décadas de terrorismo? Otegi tiene derecho a viajar y negociar, sí. Los mexicanos tenemos el derecho de no celebrar lo que es aún: el ideólogo capaz de aunar los dos cánceres del siglo XX, las dos grandes fuentes del exterminio y el hambre: el comunismo y el nacionalismo. Corrijo: los mexicanos tenemos la obligación. O sea, usted tiene la obligación, senador.

***

Consejo fraternal, senador: lea a Fernando Savater, a Patxo Unzueta, a Antonio Elorza, a Jon Juaristi, antes de la siguiente reunión. A los que han pensado el nacionalismo y han sido perseguidos por hacerlo.

@juliopatan09

OPINIONES MÁS VISTAS