Malos modos

‘The Umbrella Academy’

Julio Patán

Podemos descalificar sin tregua al cine de superhéroes, como dan ganas de hacer cuando uno ve, por ejemplo, la malita Black Panther, o podemos asumir que se va a quedar con nosotros una buena temporada no por su músculo mercadotécnico, no porque el público mayoritario busque entretenimientos huecos y vistosos, sino justamente por lo contrario: porque el género es idóneo para articular, desde el entretenimiento, historias y personajes complejos y con tenebra (piensen en el Batman de Christopher Nolan), metáforas críticas, agudas, sobre el mundo y sus prejuicios (los X Men de Bryan Singer) y hasta guiños feministas (vean la más reciente Mujer Maravilla).

La última evidencia de las posibilidades aparentemente inagotables del género se la debemos a Netflix. Me refiero a The Umbrella Academy, que es, francamente, algo que no habíamos visto antes.

Siete niños son adoptados por un millonario excéntrico para convertirse en superhéroes y hacer lo que hacen los superhéroes: salvar al mundo. Hasta ahí, la historia es más o menos convencional. No así lo que sigue y la rodea: el retrato de un padre distante, exigente y cruel, adicciones, depresión, violencia intrafamiliar y un humor muy negro y muy incómodo.

Por momentos, casi más que a las sagas de superhéroes, incluso cuando estos se han vuelto más y más deficientes, más oscuros, más atormentados, The Umbrella Academy se parece a una serie boutique, una serie tipo Breaking Bad o Mad Men. Y es que los superhéroes tienen cada vez más una característica que es la que no los definía en sus orígenes, con aquel Supermán infalible y todo bondad de los primeros cómics: se nos parecen.

Sobre todo, nos recuerda el momento único, libre como nunca, de una creatividad pasmosa, que vive eso que solíamos llamar televisión, en todos sus avatares: el cable, el streaming, o lo que quieran. Un momento feliz hecho de infelicidades profundas como las de los protagonistas de The Umbrella Academy.

***

La tv da y quita. El camino de la tenebra lo recorrieron antes la guapa, borracha, cínica de Jessica Jones, el sociopático Punisher o el tormentoso Daredevil. No más: se cancelan las tres series.

@juliopatan09

OPINIONES MÁS VISTAS