Sí contamos

¿Austeridad o control?

Leonor A. Gómez Barreiro

¿Qué motiva la propuesta presupuestal del nuevo gobierno, la austeridad o el control político? Cerramos el 2018 con un nuevo gobierno que propone ajustes presupuestales polémicos, debido a que suponen una asignación de recursos que, en más de un rubro, va en contrasentido a lo prometido en campaña. 

En particular causa dudas el hecho de que en la oferta de reducir los gastos superfluos no se considere el rubro de publicidad oficial. 

 
El Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2019 contempla en el ramo de comunicación social un gasto 4 mil 258 millones de pesos, cifra que resulta excesiva si se analiza junto con los recortes presupuestales en áreas sensibles como cultura, medio ambiente, salud, ciencia y tecnología. 

 
Es necesario considerar que en enero del 2019 entra en vigor la Ley General de Comunicación Social, también conocida como #LeyChayote, la cual permite el uso discrecional de los recursos públicos destinados a ese rubro, y al no disponer de controles se corre el riesgo de que se haga un uso proselitista de éstos. 


De acuerdo al Colectivo #MediosLibres la ausencia de una regulación adecuada en el gasto de publicidad oficial permite que los sobreejercicios ocurran sin control a discreción de las autoridades encargadas de aprobar los presupuestos. 

En este caso, la Secretaría de Gobernación (SEGOB) busca una aprobación en comunicación social de mil 786 mdp, cifra que supera en 854.83 por ciento a los 180 mdp presupuestados en el 2018. 

El truco está en que la SEGOB, dependencia del poder ejecutivo, será la encargada de administrar la política de comunicación social, de acuerdo con lo dispuesto en la #LeyChayote. 

 
¿Con tales cifras, cómo podríamos hablar de una política de austeridad? De qué sirve que los ciudadanos podamos ingresar a Los Pinos, que el presidente viaje en un avión comercial o que renuncie a sus privilegios, si todos esos cambios son de forma, pero, no de fondo. 

 
Hasta ahora parece que somos testigos de la siembra de semillas para fortalecer una estructura partidista en el corto y mediano plazo.

OPINIONES MÁS VISTAS