Sí contamos

¿Con cuál te quedas?

Leonor A. Gómez Barreiro

México descendió tres posiciones más en el Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) 2018. 

Nuestro país no puede salir de una tendencia hacia la baja y va en caída libre, pues apenas alcanzó 28 puntos en escala de 0 al 100 del IPC que lo ubican en el último lugar de los países que pertenecen a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos. 


De continuar con esta tendencia se corre el riesgo de salir muy lastimados porque caemos de forma estrepitosa y sin paracaídas. 

En México no terminamos de saber qué ocurre con historias periodísticas que documentan un hecho de corrupción cuando una tragedia nos revela la magnitud del problema. 

Sin embargo, hasta ahora no hemos sido testigos del desmantelamiento de ninguna red de corrupción, al contrario parecen robustecerse con la impunidad, la ineficacia judicial y el encubrimiento de autoridades de todos los órdenes y los colores. 


Los números que seguro incomodan a más de uno, revelan la necesidad de un cambio de estrategia para el combate a la corrupción. Por supuesto que la educación, las medidas de prevención y las acciones para reducir la corrupción administrativa sirven; pero como vemos son insuficientes para acotar el problema. 


Tanto en el Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) como los sistemas locales, no se ha pasado de la etapa de los polémicos nombramientos a las acciones concretas. Hay que sumar el desgaste que implica a la ciudadanía poder alcanzar una posición dentro de éstos sistemas o dar seguimiento a los procesos designación. 

Además algunas de las acciones emprendidas no tienen logros medibles y transparentes, lo cual dificulta un seguimiento oportuno. 

Transparencia Mexicana sugiere cuatro acciones que podrían frenar la caída: consolidar el SNA, orientar la política anticorrupción hacia la sanción y recuperación de activos, desmantelar redes de corrupción y mantener un esfuerzo sistemático de esta política pública. La otra alternativa sobre la mesa es la que apela al buen ejemplo. ¿Con cuál te quedas?

OPINIONES MÁS VISTAS