Sí contamos

Corrupción de ventanilla no es moda

Leonor A. Gómez Barreiro

En algún momento todos hemos experimentado impotencia al realizar un trámite en oficinas públicas. 

Esa sensación no solo de perder el dinero sino nuestro valioso tiempo en un asunto que puede demorar horas, en el mejor de los casos, o incluso días. Peor si eres de esos que les gusta pagar a tiempo, pero comete el “gravísimo error” de llegar a la hora del lonche o cuando el cajero tomó unos minutos de descanso. 

 
La cosa se pone más complicada si la visita se debe a un cobro indebido o a la solicitud de una aclaración. En tales circunstancias hasta el tono de voz tenemos que cambiar, no vaya a ser que el servidor en funciones se moleste por nuestro atrevimiento y en una de esas hasta terminemos pagando más. 

Como los procedimientos no son claros, porque por lo general se tiene que ir de una ventanilla a otra o con el encargado fulano y sutano, lo único que se desea es que el trámite se facilite y así salir lo más pronto posible del hoyo negro en el que nos hemos metido. 


Así inicia la cadena de la corrupción de ventanilla. ¿Y cuáles son los indicadores de que las cosas no van por buen camino? 

La discrecionalidad que deja a la ciudadanía en la indefensión, el desconocimiento de los procesos administrativos y la desconfianza de que los argumentos expuestos por los servidores públicos son deshonestos o generan confusión. De esta forma habrá una propensión a cometer actos de corrupción viciando la relación entre el Estado y el ciudadano. 

 
No es una cosa menor que una ex funcionaria del Ayuntamiento de Torreón declare que su salida obedece a no querer ser cómplice de actos de corrupción como los que se dan en la Ventanilla Universal; sin embargo, llama la atención el silencio de quienes forman parte de la política anticorrupción en la entidad. 

Porque antes de dejarnos llevar por las fobias y las filias partidistas hay que acotar un asunto que no se trata de un señalamiento de moda, sino de un problema añejo que se replica en todos los niveles de gobierno. 


@nonobarreiro

OPINIONES MÁS VISTAS