Sí contamos

Propósitos para la participación ciudadana II

Leonor A. Gómez Barreiro

La participación ciudadana juega un papel trascendental en la democracia. Aunque existan distintas razones y/o causas que la motiven, que existan ciudadanos(as) buscando mejoras en su comunidad es un buen indicador. 

Esta segunda entrega está dedicada a compartir algunos puntos basados en aciertos y desaciertos, desde mi experiencia, en procesos de participación ciudadana. 

No se trata de un aporte académico ni pretende imponer una sola forma de hacer las cosas. Busca canales de encuentro y en el mejor de los casos, impedir tropiezos innecesarios. Si eres un(a) ciudadano(a) que deseas cambiar la realidad que vives, tal vez esto te pueda interesar. 

 

1.- Fomentar un buen ambiente con colegas o pares de tu causa. Algunas tareas son como muros, pero sí se propicia la alegría y el sentido del humor, superar los momentos de crisis será más sencillo y los obstáculos podrán superarse. 

 

2.- Agradecer el apoyo. A veces hay personas que no tienen el mismo tiempo que tú para dedicar a la causa; sin embargo, hacen lo que está a su alcance. No hay que desgastarse en reproches, cada quién da lo que puede. 

 

3.- Reconocer capacidades. Cuando se alcanza un resultado es gracias al trabajo colectivo. Nunca estamos solos y siempre dependemos de la generosidad del otro. 

Además dar alicientes permite que la gente se motive, y lo más importante, que los conocimientos se administren y se aprovechen. 

 

4.- Discutir con ánimos de construir. 

Las causas sociales requieren de enfoques críticos, pero siempre con la disposición de llegar a objetivos y respetar los acuerdos establecidos en conjunto. 

 

5.- Evitar la especulación. No te imaginas la cantidad de tiempo y energía que se pierde en chismes y rumores, que por lo general son inventados con la finalidad de dividir. Si tienes dudas, busca a los involucrados y resuelve cara a cara, cualquier mal entendido. 

 

6.- Ser humildes con los demás. Las dinámicas sociales son cambiantes. Otros ya han sentado las bases para trabajar ese tema que te inquieta. Consulta a las personas que ya han recorrido ese camino. Tendrás un punto de partida más informado. 

 

Aquí los primeros seis puntos. En la próxima entrega, abordaré los que restan.

Twitter @nonobarreiro

OPINIONES MÁS VISTAS