Aquí, en corto…

De NFL y predicciones incorrectas

Luis Alberto Azcona

Les comentaba previo al comienzo de la temporada 2018 de la NFL, que mis equipos favoritos para llegar al Super Bowl serían los Potros de Indianápolis y los Empacadores de Green Bay. Y para ser justos, las razones que expuse fueron con base en elementos de profundo análisis de juego, lo que claramente puede indicar dos cosas: o soy un estúpido a la hora de analizar o simplemente no se me dan las artes adivinatorias.

Entonces, mis tres ávidos y entusiastas lectores, voy a ser benevolente conmigo mismo y voy a decir que soy buen analista -ajá- y que yo no entiendo como los charlatanes que se dicen adivinadores de repente le atinan a una de sus predicciones. ¿Será acaso que lanzan 100 por día y ya solo publicitan a la que le accidentalmente le pegan? ¿Será que los astros se han alineado en mi contra para no permitir que mi pronóstico se lleve a cabo y que Andrew Luck tenga el regreso soñado por los fanáticos de los Colts? 

El caso es que me mantengo firme con la mía y sigo pensando que es cuestión de tiempo en que Indianápolis agarre ritmo y lo veremos subir como la espuma. El pobre desempeño en su récord de 1-4 no es suficiente para descartarlos y creo que su calendario inició con enfrentamientos ante equipos que también son contendientes al campeonato. No es coincidencia que Andrew Luck sea el QB líder de la NFL con mil 490 yardas y 12 TD, aunque he de admitir que su defensiva es talón de Aquiles. 

En cuanto a los Packers, su marca de 2-1-1 tampoco es claro indicador de un equipo que presente bajo rendimiento. Su derrota ante los Redskins fue para mí, mero accidente en contra de todo pronóstico, sumado a una excelente actuación del QB de Washington, Alex Smith -ex de Kansas City- que lanzó para 220 yardas y 2TD. 

Su defensiva es actualmente la número seis de la NFL y solo han admitido 20 puntos por juego en promedio. De hecho, en su último partido ante los Bills de Buffalo no permitieron puntos en contra y limitaron al QB Josh Allen a solo 151 yardas por pase, cero anotaciones y lo interceptaron dos ocasiones, mientras que por tierra los dejaron en 58 yardas totales. 

Pese a que Aaron Rodgers se mantiene en el lugar 16 de los QB de toda la liga, estamos hablando de 300 yardas de diferencia entre él y Andrew Luck, por lo que en par de juegos más, seguramente lo veremos entres los primeros cinco. Su próximo encuentro ante los Leones será buena posibilidad de incrementar números.

Así pues, terminada la primer cuarta parte de la temporada, sigo pensando que Indianápolis y Green Bay serán los equipos que lleguen al Super Bowl LIII. Así las cosas. 


Twitter: @AzconaMilenio



OPINIONES MÁS VISTAS