Las "chicas" del padrino

Maradona no es entrenador

Luis Enrique Gutiérrez

Vaya que el anuncio de la directiva de Dorados causó revuelo. Diego Armando Maradona venía a Culiacán para convertirse en el director técnico del llamado Gran Pez. De momento parecía, broma, pero bueno, a final de cuentas no fue así. El D10S aterrizaría en México para dirigir en la Liga de Ascenso.

El Pelusa, uno de los mejores futbolistas de todos los tiempos, tomará el lugar en el banquillo que dejó Paco Ramírez, quien fue destituido de su cargo luego de que el equipo culichi no caminó en el presente torneo, con apenas tres puntos, sin victoria, luego de seis partidos disputados.

Se respeta la decisión de la directiva sinaloense. Nadie niega la trascendencia de un personaje como Maradona, sin embargo, la grandeza del astro argentino como futbolista no se acerca ni remotamente a lo que ha sido su trayectoria como entrenador, donde lo más destacado en su currículum fue el conducir a la selección de Argentina a los cuartos de final en el Mundial de Sudáfrica 2010. De ahí en fuera, nada digno de escribir a casa en su paso por Deportivo Mandiyú (Argentina ), Al Wasl y Al Fujairah, estos últimos en el futbol de Emiratos Árabes.

La llegada de Diego a Culiacán ha sido todo un suceso. Desde el aeropuerto y hasta el hotel la gente se volcó para tomarse la foto o intentar saludarlo. Ayer en su presentación oficial se reportó la presencia de 200 medios de comunicación nacionales e internacionales. Y en su primera práctica abierta también fue bien cobijado.

Pero el gran reto comenzará el 17 de septiembre cuando dirija su primer compromiso en casa ante Cafetaleros. Maradona dice que viene a trabajar, que se quedará mucho tiempo en Culiacán. Ojalá le vaya bien y nos tape la boca a todos aquellos que reconocemos su gran trayectoria como jugador, pero cuestionamos sus resultados como entrenador.

luis.gutierrez@milenio.com

twitter@LuisE_Gutierrez



OPINIONES MÁS VISTAS