Ciencia y política

La cruda del poder

Luis Eugenio Todd

 Se va Peña Nieto: logros y desaciertos

Existen estudios que muestran que el poder estimula las neurohormonas, en particular las endorfinas; es afrodisiaco, decía Kissinger, y produce una energía superior a la normal, que permite que se duerma menos y se tolere mejor la actividad física.

También está documentado que la caída de las sustancias que emergen del poder, a la salida del mismo, genera una situación semejante a la resaca que aparece en el alcoholismo, puesto que los mecanismos neurológicos son semejantes.

Hace días hizo su último informe el Presidente y obviamente hubo un ambiente de melancolía, tristeza y lágrimas. Mientras eso sucedía, quienes llegan de nuevo al poder y algunos columnistas de periódicos se dedicaron a hacer lo que es normal en nuestro sistema: leña del árbol caído, y trituraron la imagen de Peña Nieto señalándole todos sus desaciertos y olvidándose de que tuvo algunos aciertos.

Yo creo que el Presidente estuvo en la caída libre de una corriente internacional en que cunde el desánimo, la frustración y la esperanza de algo mejor, porque cuando las condiciones no se modifican sustancialmente resulta el rechazo, situación que está sucediendo en todo el mundo, dando lugar a políticos populares con una fórmula de actuar distinta.

Al presidente Peña Nieto le tocó la vertiginosa caída del PRI, el avance en la corrupción, la inseguridad y la falta de comunicación con el pueblo, así como la ostentación, pero él hizo su lucha en el empleo y en aliar las fuerzas para las reformas que emitió, en particular las de Comunicación y la Energética, y algo debe quedar de su paso por la presidencia de México.

Descartes: Pienso, luego existo… La diferencia algebraica entre los aciertos y desaciertos es la que debe juzgarse y no solo hacer crítica de quien se va, esperando algo mejor de lo que viene.

OPINIONES MÁS VISTAS