Ciencia y política

¿Por qué el silencio oficial en San Pedro?

Luis Eugenio Todd

Hay que aclarar la renuncia del funcionario importante


San Pedro, como lo dije en el artículo anterior, y lo reitero, es un municipio con un muy alto ingreso per cápita y un desarrollo urbano y comercial que ha desplazado los tranquilos y alegres vientos que provenían de la Sierra Madre.

El crecimiento de edificios verticales de apartamentos y oficinas, la invasión del comercio y la implantación del “Wall Street regiomontano” en la zona de Valle Oriente, le han retirado al municipio su fórmula de buen vivir. Esto, agravado por una congestión vial que genera trastornos psicosociales, por el número de personas que trabaja en este municipio. El alcalde ha hecho cambios rápidos, desordenando el crecimiento.

En San Pedro existen leyes para los permisos de construcción, pero la magnitud de las obras inútiles deja suspicacias por la posible corrupción.

Por eso no debe existir “un silencio oficial” sobre la renuncia del funcionario encargado del control urbano y tampoco es prudente que no haya una aclaración a las críticas del alcalde electo sobre los museos, que en su esencia son muy buenos para aumentar la cultura, pero los detalles de carácter ecológico y su ubicación, así como la aceleración en la construcción, con proveedores ya seleccionados, obliga a la aclaración, puesto que todo esto huele, como diría Shakespeare, a algo podrido en Dinamarca y genera suspicacias de corrupción.

Ojalá esto se aclare, pues la gente se pregunta si solo se trata de endosarle los museos al municipio, para que éste los mantenga. (Por redes me preguntan si se trata de donativos o solo de comodatos).


Descartes: Pienso, luego existo… Aclarar es obligación del servidor público.



OPINIONES MÁS VISTAS