Columna de Luis Gerardo González García

Recobrar la curiosidad, requisito para el empresario actual

Luis Gerardo González García

Me da mucho gusto compartir ideas y reflexiones contigo, en este espacio. Tengo el honor de presidir la Cámara de la Industria del Calzado del Estado de Guanajuato (CICEG) y la Cámara Nacional de la Industria del Calzado (CANAICAL), y en esta travesía, junto con un grupo de empresarios de la industria que conforman los respectivos consejos directivos, nos damos a la tarea de generar proyectos para la industria que aseguren la sustentabilidad para las nuevas generaciones, así como la adaptación a la evolución en prácticamente todas las perspectivas de negocio: diseño, manufactura, comercialización, marketing, consumo, hábitos, entre otros.

En este sentido estoy sorprendido por el reto que vive nuestra generación: la evolución acelerada de las cosas. Es decir, recuerdo nuestro enfoque de negocios de hace 20 años, cuando buscamos penetrar mercado a través de grandes negocios con los canales de distribución, grandes tiendas departamentales, grandes catálogos y cadenas de zapaterías. El escenario era construir marcas posicionadas y al alcance del consumidor, lo que conllevaba grandes inversiones y esfuerzos de publicidad en medios masivos y creación de campañas. Muchas estrategias detrás de esta visión, desde crear puntos de venta propios, hasta el desarrollo de nuestros puntos de venta, que en aquel momento solo considerábamos como herramienta de posicionamiento y presentación de nuestra marca.

Pero hoy todo ha cambiado y en este proceso evolutivo de los negocios hemos visto como las ideas fijas, de grandes empresarios, han llevado al cierre de imperios, que se creían inamovibles. Casos como el de Blockbuster con miles de puntos de venta a nivel global y que hoy ya no existe; cuando pudo tener la oportunidad de ser el responsable de su transición, ya que Netflix se acercó a ellos para proponerles su plataforma. Y quise escribir sobre esto porque quiero reflexionar ¿Qué tienen en común los nuevos negocios?, ¿innovación?, ¿tecnología?, ¿creatividad? O quizá lo que está detrás es la capacidad de observar y adaptar un producto o servicio. La exigencia del mundo actual es no perder la curiosidad, el hambre y la capacidad de crear, ello es indispensable en la visión de las nuevas generaciones.

Lo que me hizo reflexionar y compartir estas ideas fue algo que leí del discurso del CEO de Mercedes Benz, el Dr. Dieter Zatsche, cuando dijo “nuestros competidores ya no son otras compañías de automóviles, sino Tesla (obvio), Google, Apple y Amazon. La mayoría de las empresas de automóviles probablemente se irán a la quiebra. Las empresas de automóviles tradicionales intentan el enfoque evolutivo y simplemente construyen un coche mejor, mientras que las compañías de tecnología (Tesla, Apple, Google) harán el enfoque revolucionario y construirán una computadora sobre ruedas”

El Dr. Zatsche cuestiona ¿Cómo el software irrumpirá en la mayoría de las industrias en los próximos 5 a 10 años? Ejemplo de ello, UBER, que al final es la compañía más grande de taxis del mundo, aunque solo es una herramienta de software. O el caso de Airbnb que es la mayor empresa hotelera del mundo, pero no poseen propiedades. Hace mención, en su sector, sobre la tendencia de crecimiento hacia los automóviles autónomos: “En 2018 aparecerán los primeros coches auto-distribuidos para el público. Alrededor de 2020, la industria completa comenzará a ser interrumpida. Ya no quieres tener un coche. Llamará a un coche con su teléfono, se mostrará en su ubicación y le llevará a su destino. No necesitará estacionarlo, solo pagará por la distancia recorrida y podrá ser productivo mientras conduce. Comenta, “Nuestros niños nunca obtendrán una licencia de conducir y nunca poseerán un coche”.

En esencia todos los modelos de negocio están evolucionando. Hoy mismo, en su empresa y para competir globalmente, los perfiles del talento humano están cambiando, están evolucionando. Se requieren habilidades, puestos, conocimiento que hace 10 años no existían. Por ejemplo, si hoy quieres iniciar el comercio electrónico de tu marca, requerirás de talento humano con habilidades, procesos, conocimiento e indicadores que seguramente no conocías y que emprenderás un aprendizaje, un proceso de adaptación y deberás estar convencido de ello.

Hoy las relaciones comerciales son infinitamente más eficaces a través de la correcta gestión de la demanda y ventas por sistemas, que requieren este talento humano. ¿Cuántos de tus clientes hoy quieren eliminar costos de operación, por facilitarte información y administración de tus productos, con solo el uso de sistemas? Hoy el consumidor tiene el poder del click, prácticamente en cualquier producto o servicio y nosotros como empresarios, debemos entender la complejidad de esta evolución en los procesos de compra, hábitos y comportamientos de los nuevos consumidores altamente informados.

Según el Dr. Dieter Zatsche, para evaluar las Oportunidades de negocio, tienes que hacer la siguiente reflexión: “Si piensa en un nicho en el que desea ir, pregúntese, en el futuro, ¿crees que tendremos eso? Y si la respuesta es sí, ¿cómo puede hacer que eso suceda antes? Si no funciona con su teléfono, olvídese de la idea. Y cualquier idea diseñada para el éxito en el siglo XX está condenada al fracaso en el siglo XXI.” Hoy en tu empresa, en tu negocio ¿Cómo respondemos a esta reflexión?

Por ello el tema que quiero compartirte hoy, el reto que conlleva reiniciar e instalar un nuevo “software” en tu mente. Recobrar tu curiosidad, tu creatividad, tu hambre de aprender, tus habilidades para observar ¿Cómo cambia el mundo? Y reconocer en oportunidades, quizá cambiando completamente la forma de hacer las cosas. En este escenario, el reto está en mantenerte flexible y con una visión, cada vez más alerta de la evolución del mundo y atreverte, como siempre lo has hecho, a emprender una y otra vez, con todos tus talentos y convicciones, porque ello, aun no se ha digitalizado.

OPINIONES MÁS VISTAS