Opinión

El beneficio de la duda

Luis Lozada León

No es fácil reconciliar los momentos políticos vividos con anterioridad con la nueva era que encabeza el gobernador constitucional Luis Miguel Barbosa Huerta.

De modo que todo lo enfocamos como una pesadilla, y nos inspira la creencia de una vida futura mejor, esa es la esperanza de muchos poblanos, que de haber tenido una fe perdida anhelan  una nueva esperanza.

Es por eso que al gobernador Luis Miguel Barbosa, le concedemos el beneficio de la duda, entendiendo ésta como dar la oportunidad a las personas de probarse, juzgándolo positivamente.

Así, la era de  Luis Miguel Barbosa está por comenzar, esperamos todos no nos vaya a defraudar.

Este primero de agosto, en el auditorio Metropolitano, se dieron cita diversas figuras políticas. Yeidckol Polevnsky, dirigente nacional de Morena, Mario Delgado Carrillo, diputado federal y presidente de la Junta de Coordinación Política en San Lázaro, Marcelo Ebrard Casaubón, Secretario de Relaciones Exteriores y algunos gobernadores de otros estados de la República, entre otros.

Luis Miguel Barbosa rindió el jueves protesta constitucional como gobernador del estado de Puebla, y posteriormente en rituales prehispánicos se le entregó el “Bastón de Mando”, convirtiéndose así en el sexto gobernador de la entidad en menos de tres años.

Los 18 integrantes de su gabinete ya conformado, el cual se ve equilibrado y con caras nuevas, esperemos puedan interpretar el deseo de hacer bien las cosas, desterrando todas aquellas conductas deshonestas, actuando en el equilibrio que da la buena gobernanza. Y los puestos claves deben ser ejercidos por personas con experiencia, aptitud, honestidad y capacidad para que cuiden que los recursos sean invertidos en proyectos prioritarios, vigilando los costos operativos.

Tiene Luis Miguel Barbosa hasta el 2024 para entregar un estado sobresaliente, esperamos que tenga una ruta definida de desarrollo, que sea un gobernante eficaz, honesto y austero para así tener capacidad de negociación política, y herramientas claras y transparentes para ejecutar sus programas  de gobierno en forma ágil, simple y profesional.

Deseamos que sea competitivo y estratégico, con capacidad de invertir eficientemente nuestros recursos,  con poder de innovación, con visión hacia el futuro mediato, y con responsabilidades compartidas entre los ciudadanos y la administración.

Deberá buscar soluciones integrales para mejorar nuestra competitividad, para que en gran parte tengamos un estado con una estructura organizativa que le permita mayor gobernabilidad. Su mayor reto para volver a soñar con un crecimiento inclusivo, es hacer esa transformación en nuestro estado para conseguir que nos cueste menos y que sea más eficiente. Que viva Puebla. 

OPINIONES MÁS VISTAS