Opinión

¿Por qué debe preservarse la PF?

Luis Lozada León

Tema relevante para analizar es el marco legal de la seguridad pública en México, que sin motivo real extingue a la Policía Federal, donde claramente se denota el riesgo de regresar al viejo modelo policial de persecución y de ejecución de justicia que generaba opacidad.

Sabemos que la investigación para la prevención del delito, así como un conjunto sistemático de acciones y procedimientos encaminados a la planeación, obtención y aprovechamiento de la información con el propósito exclusivo de evitar la comisión de delitos, es tarea de la Policía.

La Policía Federal, en casi todos sus elementos, tiene nivel académico con capacidad de construir hipótesis y procesos para la toma de decisiones, columna vertebral del Nuevo Sistema Penal de Justicia, de extracción civil y orientada a un servicio de apoyo social, con base en la formación de un criterio humanista.

En más de doce años los gobiernos federales le han dado una nueva fisionomía a la Policía Federal; sin temor a equivocarme, se han convertido en excelentes servidores públicos. La testarudez de Andrés Manuel López Obrador, de que al “son que toque, bailen” los mexicanos, y que se alinean incondicionalmente a sus ocurrentes ideas, ha declarado la desaparición de la Policía Federal.

Tres mil elementos desde Tijuana, Baja California, Hermosillo, Sonora, Guadalajara, Jalisco, y Estado de México hicieron paro, cerraron cuadras, se manifestaron y ampararon legalmente, por mantener las condiciones laborales, que bien merecidamente obtuvieron y perderían al ser incorporados a la Guardia Nacional. El presidente López Obrador volvió a comentar, en su manera burlona, descalificando: “Imagínense una institución que debe ser ejemplo de profesionalismo y disciplina que se rebela y toma las calles”, y aseguró que no existe justificación para la movilización de la protesta, ¡ah! pero él si podía plantarse meses en molesta movilización, cuando fue candidato y algo no le parecía.

Así pues, la semana pasada, un juez federal concedió suspensión definitiva a elementos de la Policía Federal inconformes, que desde semanas están defendiendo de sus derechos laborales durante esta injusta y inequitativa transición.

De conformidad con la Ley Orgánica del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, entre otras facultades se entiende: “Artículo 1. El Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, son instituciones armadas permanentes que tienen las misiones generales siguientes: Defender la integridad, la independencia y la soberanía de la nación; Garantizar la seguridad interior”.

“Zapatero a tus zapatos”, decían mis tías; los militares, en sus respectivas funciones y los policías en las suyas. Esta amalgama improvisada de Guardia Nacional, de querer reclutar a cuanto se pueda y a quien se deje, por las prisas y la premura de cumplir los caprichos de Donald Trump de detener en suelo mexicano a los migrantes.

Finalmente, se le debe solicitar a López Obrador que se le brinde a la Policía Federal un verdadero estudio o diagnóstico, con un análisis técnico y sustentado con evidencia, y ya deje atrás esos arranques y venganzas porriles. 

OPINIONES MÁS VISTAS