Catarata

AMLO y el sector privado regio

Luis Petersen Farah

La reunión fue cordial y, a decir de los asistentes, productiva. Los empresarios de Nuevo León, encabezados por el presidente de Caintra, Adrián Sada Cueva, dejaron claro que tienen confianza en el gobierno federal. El terremoto del martes por la renuncia del secretario de Hacienda no registró réplicas. Al menos hasta ahora.

López Obrador correspondió: no hay ningún interés por distanciarse del sector privado de Monterrey, ni por alejarse del estado mismo. “Acordamos trabajar juntos por el bien de ese laborioso pueblo y del país”, comentó en un tuit al terminar.

El tema de la confianza para el sector empresarial y de la certeza a la inversión cruzó de cabo a rabo este acercamiento, por supuesto. Las dos partes se comprometieron a sostener una mesa de diálogo para resolver las partes más inciertas, particularmente la escasez por desabasto de energía y de agua. La mesa estará coordinada por Alfonso Romo y participarían Energía, CFE, Pemex y la Secretaría de Economía.

Esta vez la cita fue en Palacio Nacional. Asistieron más de 30 personas, casi todos empresarios y directivos de organismos empresariales: Cemex, De Acero, Proeza, Alfa, Heineken, Ternium, Arca, Cydsa, Vitro y Grupo GP, ABC Capital y un etcétera bastante largo. Y Caintra, Coparmex, Canaco...

La próxima reunión será aquí, en Monterrey, para dar continuidad a los acuerdos.

¿Mejor imposible? Tal vez sí. El programa de Pymes, así como lo pintó el presidente de Caintra Nuevo León, Adrián Sada Cueva, mejoraría aún más el resultado. Las empresas pequeñas y medianas, las grandes generadoras de empleo, gozarían de un saludable esquema de simplificación que las ayudaría a entrar al mercado formal. El gobierno, además, compraría 35 por ciento de la producción de estas empresas.

Un buen comienzo. Veremos. Hace rato que a este “laborioso pueblo” le hace falta ser correspondido por el gobierno.

luis.petersen@milenio.com

OPINIONES MÁS VISTAS