Catarata

El mensaje en el bidón

Luis Petersen Farah

Los bidones están de moda. Después de varios días de escasez de gasolina en que los recipientes fueron utilizados para las compras de pánico, el martes en la noche sirvieron para quemar automóviles, sembrar más miedo y mandar mensajes a la seguridad de San Pedro.

El alcalde Miguel Treviño piensa que se puede tratar de una reacción a los operativos contra el narcomenudeo que se han llevado a cabo en el municipio. Es posible, sin duda. Lo curioso es que en todos los municipios se hacen operativos así.

O los operativos de San Pedro son muy especiales, o hay algo más (al menos algo diferente) en aquellos hechos.

No son estos los primeros vehículos quemados en la actual administración. No hay que olvidar que a finales de noviembre apareció una camioneta en la zona céntrica del municipio, esa sí con un claro narcomensaje en protesta por la designación del secretario de Seguridad del municipio, Felipe de Jesús Gallo.

Ayer, la tendencia de las autoridades fue a minimizar el incidente del martes sobre seis vehículos al parecer escogidos al azar, sin que los propietarios tuvieran nada que ver. Sí, fue algo inusual, reconocen, pero más allá de lo vistoso no pasó nada grave. Una especie de travesura.

“No atacaron a personas, no fueron granadas, no dispararon a nadie, no fue ningún homicidio... tranquilos”, exhortó el secretario de Seguridad Pública estatal, Aldo Fasci.

Y es cierto si lo comparamos con otros incidentes. No solo no hubo muertos, sino que se trató nada más de seis automóviles. Nada comparado con el incendio, achacado a algún grupo de la delincuencia organizada, de cerca de 300 vehículos el lunes en el corralón (allá le llaman “mesón”) federal de Altamira, Tamaulipas.

Sí, y aunque son seis, fue algo sumamente notorio. Y en plena zona residencial. Y los que cometieron su nada discreta fechoría eran peatones que siguieron caminando, tan campantes. Y nadie los pescó. Todo un desafío a la policía municipal, una muestra de su insuficiencia.

¿No es ese el mensaje dentro de la botella, mejor dicho, del bidón?

luis.petersen@milenio.com

OPINIONES MÁS VISTAS