Catarata

La bandera del segundo piso

Luis Petersen Farah

Tiene razón el alcalde Adrián de la Garza en insistir en que no está decidido hacer los segundos pisos, pues faltan los estudios y sobre todo las tarifas. Qué tal si sale muy caro y la gente decide no usarlos...

Entre las preguntas de la consulta, quién sabe por qué razón, no estaba la de los peajes. Preguntaban, es cierto, si debería haber inversión privada junto con la pública; la gente respondió con los resultados que ya conocemos. Pero, ¿entendería que eso significaba un pago cada vez que subiera al segundo piso? Quién sabe. ¿Se imaginarían los consultados a cuánto ascendería esa tarifa? ¿Y tendrían hecho su cálculo de lo que cuesta pagar peaje cinco o seis idas y vueltas cada semana?

Nadie sabe cuánto costará. No es lo mismo votar a favor de la existencia de estos segundos pisos que decidir usarlos. Y no es lo mismo decidir usarlos que decidir usarlos diariamente. Eso depende de los costos y del servicio que pueda brindar a los automovilistas.

Cuando se sepa con precisión la tarifa tendrán que hacer una segunda consulta. O más bien, un estudio de mercado. Falta saber si es viable.

Las desventajas que tiene un segundo piso se hacen más visibles cuando hay que pagarlo o cuando no se puede disfrutar: además de construir un kilométrico altar al dios automóvil, se construye una celebración la separación social. O a una separación más. Los camiones no andarán por allá arriba.

Al ponerle pesos y centavos, se pasa de lo general (de una promesa) a lo concreto (una realización). La promesa ha sido varias veces recitada por alcaldesa y alcaldes anteriores, al menos el sueño del segundo piso de Gonzalitos (los otros ya vienen por añadidura). Vale la pena preguntarse por qué esa repetida promesa de modernidad, del más puro estilo siglo XX, no ha llegado a hacerse realidad. En nuestra ciudad, cada vez que un segundo piso se ha enarbolado como bandera se ha quedado en eso.

¿Lo consideran los ciudadanos algo creíble? Es otra pregunta que no se hizo.

luis.petersen@milenio.com

OPINIONES MÁS VISTAS