Vida cotidiana

Andan desatados

Luis Walter Juárez

En Tránsito y Vialidad, hay gente que está dispuesta a meter las manos por algunos de los agentes, pero la realidad dicta otra cosa, ya que hay muchos elementos de la corporación que están cometiendo errores, hacen mal su trabajo y lo peor, realizan acciones contra los automovilistas con la finalidad de sacarles dinero. 

Primero fue un oficial captado en video, en donde da una cátedra de mentadas de madre haciéndose el gracioso. 

Luego apareció una fotografía en la cual un agente le hace tocamientos a una mujer a medio vestir y a un lado se encuentra la patrulla, sin que se conozca cuándo sucedió y si el cumplido oficial recibió alguna sanción. Pero lo que llama más la atención son las quejas en contra de muchos elementos, ya que andan desatados deteniendo automovilistas a diestra y siniestra, sin importarles que no hayan cometido infracciones, ya que para eso están ellos, para inventarlas. 

No puede ser posible que después de recorrer el bulevar Independencia y la calzada Diagonal Reforma, rúas que están infestadas de agentes, de pronto en el interior de una colonia una patrulla detenga a un automovilista, claro, con el argumento de que circulaba sin luces. 

También han detenido a otros conductores y les dicen que dieron vueltas prohibidas, que se pasaron la luz roja y toda una letanía que tienen bien ensayada. 

Por las noches, algunos elementos están de cacería, principalmente los fines de semana, que es cuando muchos conductores salen de alguna fiesta, por lo que al verlos de inmediato les aplican la de “orillese a la orilla” y “póngase la del Puebla”. 

Se sabe que hay también muchos automovilistas prepotentes, ebrios, hijos de papi, los llamados juniors y a esos, difícilmente los infraccionan, mientras que a cualquier hijo de vecino le encajan el diente. Sabemos que los operativos rinden resultados, pero también es de todos conocido como laboran estos “cumplidos” agentes, quienes con sus torretas apagadas, se la pasan en alguna esquina esperando a sus víctimas. 

Ojalá que Jorge Zermeño, alcalde de Torreón tome cartas en el asunto y que Pedro Luis Bernal, no meta tanto las manos al fuego por los oficiales, ya que se puede quemar. 



walter.juarez@milenio.com

OPINIONES MÁS VISTAS