Vida cotidiana

La tienen difícil

Luis Walter Juárez

Los alcaldes electos de Matamoros, Horacio Piña, de Madero, Jonathan Avalos y Paty Grado, de San Pedro, están sufriendo para conformar su cabildo, para empezar a designar a las personas que habrán de ocupar las diferentes direcciones en sus respectivos municipios.

Saben tanto Horacio Piña como Jonathan Avalos, que no la tendrán nada fácil, ya que realmente son pocos los militantes que tiene Morena, lo que dificulta buscar entre la militancia al próximo tesorero, director de Desarrollo Social, al mismo Secretario del Ayuntamiento, contralor, al de Tránsito y demás puestos que conforman los ayuntamientos.

Claro que también están los compromisos que tuvieron estos dos presidentes municipales electos, por lo que hay agrupaciones u organismos que les exigen tener a sus representantes en el cabildo, sin contar que detrás, tanto de Horacio Piña como de Jonathan Avalos, se encuentra el profesor Jesús Contreras Pacheco, exalcalde y exlíder de partidos, además un viejo lobo de mar en la política, quien habrá de buscar colocar a su gente, hasta debajo de los asientos en la presidencia municipal.

Difícilmente ambos alcaldes electos podrán dejar a un lado al profe Contreras Pacheco y a su gente, lo que indica que tendrán que tenerlo durante los tres años de su gestión.

En San Pedro de las Colonias, la panista Paty Grado también sufre del mismo mal, ya que sabe que tendrá que repartir puestos, darles buenos lugares a la gente de Movimiento Ciudadano y de la UDC, con quienes fue en coalición.

Sabe la presidenta municipal electa que la habrá de sufrir, ya que en San Pedro tampoco hay mucho de donde escoger y ante los compromisos, tendrá que tener en su administración a personas que tienen que aparecer, ya que de lo contrario, tendría muchos enemigos, tanto de su partido Acción Nacional, como de los que fueron en coalición.

No la tendrán nada fácil, habrán de sufrir una lucha interna de intereses, por lo que los tres alcaldes tendrán que imponerse, ya que de lo contrario serán rehenes de sus compromisos. 

Además, saben que no podrán echar mano de gente que haya trabajado en administraciones priístas. No cabe duda que a veces no se sabe para quién trabajan. 



walter.juarez@milenio.com

OPINIONES MÁS VISTAS