La Silla

AMLO y sus colaboradores: una reflexión

Manuel Baeza

El mensaje de un muy buen amigo a mi columna de ayer sobre Manuel Bartlett me motiva a reflexionar.

El mensaje es el siguiente: “Confío en AMLO ! Al 100% ! No puedo prejuzgar sus tomas de decisión! A las pruebas de su gestión me remito !!! VOTÉ POR EL Y POR SUS DECISIONES!!!”.

Entiendo la postura de mi compañero de escuela y amigo. Como él seguramente pensaron poco más de 30 millones de mexicanos, quienes terminaron por dar su voto a López Obrador, y llevaron al tabasqueño a convertirse en el próximo presidente de México.

En mucho tienen razón. A López Obrador debemos juzgarlo por sus resultados. Faltan meses siquiera para que comience su gestión de seis años, y será hasta entonces que podremos hacer un balance completo de su gobierno.

El único ejercicio de gobierno de Andrés Manuel López Obrador fue en la Ciudad de México. Hubo discusión (sobre todo electoral) sobre el resultado de su gestión, pero se puede coincidir en que fue de buena para arriba, y su sucesor ganó sin problemas la elección.

Habiendo dicho eso, puedo señalar también que el reto que viene es mayor para AMLO, y que cualquier cosa que diga o haga será magnificada para bien o para mal.

Pero el poder desgasta, y lo hace aún antes de ejercerlo. Por esos sus decisiones deben ser muy bien pensadas.

Critico la presunta llegada de Manuel Bartlett a la Comisión Federal de Electricidad por su historia como político. Es cierto que tiene una postura nacionalista a ultranza, algo que gusta mucho a gran parte de los electores de AMLO, pero también carga con un pasado negro y polémico, si no que de escándalo.

Bartlett, pese a su conversión política en 2006, nos recuerda al político que ya no queremos ver; al hombre que carga un costal lleno de malos recuerdos electorales, como el fraude electoral de Chihuahua en 1986, y el presidencial de 1988. Bartlett era miembro pleno de lo que AMLO llama la Mafia del Poder, y aunque López Obrador vea en él a un hombre capaz de transformarse y transformar, muchos vemos a una persona con una ética dudosa.

AMLO es quien debe elegir a su equipo de trabajo; nadie más. Pero al hacerlo pone en juego mucho del bono electoral que la mayoría le concedió. Dice mi amigo que no puede prejuzgar las decisiones del próximo presidente de México, y que a las pruebas de su gestión se remite. Ojalá que AMLO le cumpla no sólo a sus electores, sino a todos los mexicanos. Aunque me queden dudas sobre algunos de sus colaboradores.

El banquillo

Lentitud.- Seis meses pasaron para que se lograra detener a uno de los presuntos implicados en la desaparición de tres italianos en Jalisco. Sobre el móvil del suceso y su desenlace, hasta el momento, no se ha dicho nada. La lentitud siempre es mala para que se haga justicia.

manuel.baeza@milenio.com

twitter @baezamanuel

OPINIONES MÁS VISTAS