La Silla

Partidos políticos. Lo mismo de siempre

Manuel Baeza

Sorprende; molesta; indigna, pero no debería de ser así: los partidos políticos en México han demostrado una y otra vez que se preocupan únicamente por sus intereses, y nada más.

Digo esto por lo ocurrido ayer en el Senado de la República. El legislador Manuel Velasco Coello solicitó una licencia para volver por unos meses más a su cargo como gobernador de Chiapas, pero la mayoría de los senadores votó en contra y le dejó sin esa posibilidad.

De inmediato los medios tradicionales y las redes sociales festejaron el varapalo al joven político del PVEM-PRI. Pero mientras muchos celebraban, Velasco Coello negoció con los coordinadores de las bancadas, y se volvió a presentar la solicitud de licencia, la cual ahora sí fue aprobada, con mayoría de votos del PRI y de Morena.

Por eso la molestia y los sentimientos de muchos que describía al principio de esta columna.

Pero no. En realidad no hay sorpresa. Y no la hay porque los partidos políticos son capaces de negociar cualquier cosa que les convenga a sus intereses. Son los institutos políticos clubes de hombres y mujeres disfrazados de colores que saltan de un cargo a otro, de una curul a otra, y de un partido a otro, sin el menor pudor. Primero ellos, y luego ellos. No más.

Que nadie entonces se llame a engaño. En ese mismo costal puedo meter a Morena y al PRI; al PAN y al PRD, y a todos los partidos satélites que existan. La lucha de los partidos no es por cambiar a México, sino por cambiarse el poder entre ellos. Y como todos están cortados con la misma tijera, pueden negociar lo impensable sin problemas. Por eso, insisto, podemos ver al PRI y a Morena negociando la licencia del senador-gobernador. Hoy por ti, mañana por mí.

Y no faltará quien diga que miento. Pero a esas personas les digo que hace muchos años hubo partidos políticos de oposición que realmente querían hacer algo bueno por el país; eran esos tiempos los del partido único. Pero cuando los otros institutos políticos descubrieron el poder y el dinero, se les olvidó su misión y se aliaron entre sí para mantenerse sobre todos.

Y como muestra de lo que digo basta con mirar los nombres de los políticos de hoy en el gobierno, en el futuro gobierno, y en las cámaras federales: son los mismos de siempre. Así de simple.

El banquillo

Doble luto.- Ayer manifestaba mi indignación y pena por el asesinato de cuatro policías de Guadalajara. Cerca de la medianoche otros dos policías, esta vez de Zapopan, murieron a tiros cumpliendo su deber. Por supuesto que expreso mi solidaridad con el cuerpo policiaco y con la sociedad ante esa nueva tragedia. Debemos de apoyar sin reservas a nuestras policías. Fuerza para las familias de los caídos.

manuel.baeza@milenio.com



twitter @baezamanuel



OPINIONES MÁS VISTAS