La Silla

Una puerta rota

Manuel Baeza

No es simplemente la puerta. Hay algo más.

El pasado viernes, familiares de dos mujeres desaparecidas, y activistas que exigen acciones concretas para encontrarlas, se manifestaron afuera de Casa Jalisco.

La concentración aparentemente sería similar a otras que han ocurrido en ese lugar: se protestaría, se colocarían símbolos para evitar el olvido, y tal vez habría una reunión con el gobernador, o con representantes del gobierno.

Pero no. Después de la manifestación y la colocación de carteles y otros símbolos, nadie salió a dialogar con los presentes y la situación se salió de control. Personas en la manifestación comenzaron a golpear la puerta principal de Casa Jalisco, y otros a patearla, al grado que algunos paneles de madera se desprendieron de la misma. Por los huecos mujeres exigían que se abriera la entrada, y al menos una amenazaba con que “la vamos a tumbar”.

Cuando los manifestantes se retiraron, quedaron huecos en la puerta, carteles en la fachada del inmueble, y una pinta que decía: “¿Y si fueran tus hijas, Alfaro?”.

Apenas retirarse los manifestantes, en redes sociales comenzaron las exigencias y las instrucciones a los periodistas por parte de otros periodistas y de activistas sociales: “La nota no es la puerta”, decían. “La nota es que hay ocho mil desaparecidos en Jalisco”.

Algo de razón tuvieron los que daban cátedra de periodismo en las redes. La nota son los desaparecidos y los esfuerzos de sus familiares por encontrarles, pero también son nota las manifestaciones, y las acciones de los ciudadanos que se dan durante las mismas.

Todos los medios de comunicación en Jalisco hemos dado cuenta de la crisis de inseguridad y de las desapariciones, hemos dado cuenta del sufrir de los familiares, hemos dado cuenta de las posturas oficiales cuando las hay y también damos cuenta de lo que sucede en las manifestaciones. Y si en las mismas hay violencia, no tenemos por qué mirar para otro lado.

Hay que dar la justa dimensión a lo que ocurre. Definitivamente la ruptura violenta de una puerta no debe ser tema para un escándalo, pero sí es y sí fue nota. Lo importante es no perder la perspectiva.

twitter: @baezamanuel

OPINIONES MÁS VISTAS