Mercados en perspectiva

Expectativas para los mercados en México

Manuel Juan Somoza

Este será un año difícil en términos económicos para el mundo; la mayoría de los analistas pronostica un menor dinamismo en países desarrollados: en EU se espera un crecimiento de 2.3% cuando en 2018 la cifra fue de 3%; lo mismo sucede con China, que creció 6.5% el año pasado y para éste se estima que crecerá 6%. Lo mismo sucederá con las principales economías europeas, así como con Japón, y lógicamente con los países en desarrollo. México no se escapará a este fenómeno, y por eso la mayoría de los estudiosos están pronosticando un crecimiento de 1.8% contra 2% que se presume crecimos en 2018. Pero más allá de los datos macroeconómicos, quisiera compartir con ustedes mis expectativas sobre las principales variables financieras.

Tipo de cambio. Este indicador es importante para la economía, y para los sentimientos de los mexicanos. El comportamiento del peso respecto al dólar durante este año estará en un rango de 19 a 20 pesos; por supuesto, se tienen que dar algunas condiciones para que exista la estabilidad en este rango, se tienen que garantizar con resultados finanzas públicas sanas, es decir, que se cumpla el presupuesto tal como se presentó. Los riesgos adicionales están en conservar la calificación crediticia de la deuda de Pemex y que se tomen las decisiones correctas para empezar a corregir la situación financiera de la paraestatal; respetar la reforma energética ayudaría a mantener un peso estable y por contra cancelarla o ir abiertamente en contra de ella nos puede salir muy caro. El riesgo de fuera sería que el dólar se fortaleciera en forma importante, lo cual no se ve realista si la Fed mantiene su política de prácticamente no subir la tasa de interés en el año.

Inflación. Esa variable puede estar por debajo de 4% si las gasolinas solo se incrementan en precio al mismo ritmo de la inflación, si se cumple podríamos ver 3.8% de inflación en 2019; un riesgo para no lograr esta meta es que los salarios contractuales se dispararan por arriba de 5%, ojo, esto es distinto a que los salarios mínimos suban 16%, como fue acordado.

Tasas de interés. La tasa actual de referencia de Banco de México es 8.25%, desde mi punto de vista es una tasa generosa y muy atractiva —que si la expectativa es que la inflación sea un poco menor a 4—, la tasa actual significa que la tasa real sea de casi 4.5%, por arriba de las tasas reales históricas y por encima de la tasa real en dólares que no llega a 1%. Ahora bien, la condición para que Banxico no suba tasas es que la inflación se controle para acercarse a 4% y que la Reserva Federal no suba más de una vez la tasa en EU.

Bolsa de valores. La Bolsa Mexicana de Valores está barata y tratará de tocar los 48 mil puntos, eso sí, con una gran volatilidad; sus riesgos son prácticamente los mismos que los de la moneda.

Crecimiento económico. Esto es lo que más nos debe preocupar pues será el cuarto año donde la inversión bruta fija será prácticamente cero, si no hay inversión no hay crecimiento; la única salida es una reforma fiscal integral que se apoye en los impuestos al consumo y disminuya drásticamente el impuesto sobre la renta a personas físicas y personas morales, una reforma que sea pro-inversión en todos sentidos.

info@cism.mx
@CISomozaMusi
www.cism.mx

OPINIONES MÁS VISTAS