Columna de María Doris Hernández Ochoa

Importancia de la actividad paralela en el estudiante

María Doris Hernández Ochoa

El claro que el estudiante debe concentrarse en las materias que le establece el programa lectivo de su escuela, pero hay otras actividades que puede fácilmente llevar como complemento a su formación.

La mayoría de los alumnos cumplen con el programa, pero se quejan de que en algunas escuelas la carga de trabajo es tal, que no les permite atender otras actividades; pero la verdad es que sí es posible atenderlas.

Por ejemplo, el estudiante europeo y de los Estados Unidos, cuyas universidades son muy exigentes, les obligan a actividades paraescolares, para cumplir con el programa integral.

Es necesario que el egresado no solamente haya dominado las materias y posea algo de experiencia laboral; pero su vida no puede llevarse solamente alrededor de las materias o actividades de su profesión, sino, que debe darle una calidad de vida intelectual que lo conecte con materias como la filosofía, la lógica y con las bellas artes, tales como la música, la pintura, el teatro, la literatura y otras actividades del mundo artístico.

Conocer de pintura es enriquecedor pero más aún, del mundo de la música; de tal manera que esté en capacidad de conectarse con personas de gustos similares y ello le permita abrirse al mundo.

El médico o profesional de otras actividades, no debe concretarse solamente a ser un especialista en lo suyo, porque limitaría enormemente su visón del mundo. Piensa que como de la práctica profesional viene su ingreso, entonces le da prioridad a la profesión, soslayando aficiones que le permitan dialogar sobre temas ajenos, como por ejemplo, discutir sobre autores, músicos y sus obras, o asistir a conciertos, exhibiciones, obras de teatro, presentación de libros y conferencias de temas ajenos.

Si el estudiante no se prepara para abrirse a ese mundo no utilitario, quedará aislado de lo que representa ese mundo fascinante que es el del arte en general, rehuyendo a conversaciones con quienes sí conocen de esos temas, y encerrándose en el campo de los colegas, sin proporcionar sabiduría y elegancia a sus conversaciones.

La cultura está esperando a estudiantes y profesionistas para que se sumerjan en ella y de esa manera, mejorar sensiblemente su calidad de vida personal. 

OPINIONES MÁS VISTAS