Columna de María Doris Hernández Ochoa

Lo que deben las mujeres del mundo a Francia

María Doris Hernández Ochoa

A Francia se le ha denominado “El faro del mundo” , por sus aportaciones a los cambios en las sociedades durante los últimos dos siglos. Uno de los más importantes fue el derivado de la revolución popular que hizo caer la monarquía y sobrevino finalmente, el sistema republicano.

En cuanto al movimiento en pro de la mujer muchos de los avances conceptuales y prácticos que culminaron el pasado 6 de junio, con la aprobación de las reformas constitucionales en México a favor de la consagración de la paridad en todos los aspectos del

servicio público y de elección popular.

Sin embargo en Francia, no fue sino hasta 1945 cuando las mujeres tuvieron acceso al voto , el debate a favor de ésta —y de donde tomamos el nombre— se relanza con el libro: Ciudadanas al Poder: Liberté, Egalité et Parité, publicado en 1992 , pero, sobre todo, les debemos haber aprendido de sus errores.

Este año de 2019, el 28 de junio, se cumplen 20 años de las reformas a los artículos 3 y 4 de la Constitución francesa para favorecer la participación política de las mujeres.

En México, con la reforma al artículo 115 constitucional, que obliga a la paridad horizontal en las candidaturas de presidencias municipales, los partidos se verán obligados a postular igual número de candidatos y candidatas.

Un antecedente muy interesante lo tenemos en Yucatán, cuando durante el gobierno de Felipe Carrillo Puerto en los años 20, se propuso la participación femenina en la política, que no tuvo secuencia por ser época de rebeliones e inestabilidad.

Los franceses inventaron la República moderna y al ciudadano universal: una hermosa conceptualización neutra, pero verdaderamente masculina, pues si hubiera sido neutra se le hubiera dado el voto a las mujeres en 1789. Su apego a la patente es más fuerte que la nuestra, meros seguidores.

En Tamaulipas como producto de una oferta electoral que se está cumpliendo poco a poco, tenemos ya ejemplo de la participación de la mujer en los cargos, con lo cual se vitalizará nuestra sociedad, que se aleja del llamado machismo cuya herencia no está muy bien calificada. _

OPINIONES MÁS VISTAS