Fajadores y estilistas

Para finalizar

Martín Eduardo Martínez

Entre libros, videos, películas, funciones de sábado y una buena dosis reciente de frío se me acabaron las semanas de box de este 2018, y hacer una lista puntual de las cosas que aquí se escribieron sería reiterativo y, por tanto, innecesario. Pero sí que rescato dos o tres cosas, como la colección lanzada conjuntamente entre Proceso y la editorial mexicana Almadía: A puño limpio. La gran historia del boxeo, que reúne ensayos, cuentos, poemas y opiniones alrededor del deporte de los guantazos, y repruebo, por otra parte, que sus problemas internos, de distribución, económicos o lo que sea que quepa en un etcétera, hayan minado la producción mensual de las entregas, quedándose apenas en 4 volúmenes de 12 que, si bien valen la pena, dejan ver su parcialidad.

Quiero hacer mención también de las lecturas y relecturas que abonaron de manera directa o indirecta a esta sección, como los textos de Ernest Hemingway, Jack London, Julio Cortázar, Guillermo Samperio o Ricardo Garibay, así como la nueva vuelta por peleas icónicas de la historia de box internacional; documentales de vidas de los deportistas más aclamados o caídos en desgracia; álbumes musicales que guardan una relación inherente con el pugilismo por cualquier motivo que se quiera, y un sinfín de anécdotas escuchadas en radio, televisión, podcasts o de primera mano con la gente inmersa en el bajo mundo del cuero y la metralla.

Por último, pero nunca menos importante —antes bien, obvio— las batallas que nos regalaron nuestros peleadores mexicanos este 2018: Leo Santa Cruz contra Abner Mares, Rey Vargas, Óscar Valdez frente a Scott Quigg, el fabuloso desempeño de Jaime Munguía, Miguel Berchelt o Jackie Nava, Mickey García o el Vaquero Navarrete. Títulos mundiales que se quedaron en casa y que abren una expectativa de gran calibre para lo que vendrá el próximo año para ellos, buscando la supremacía y el cariño y respeto del público. Buenos tiros de grandes peleadores de corta edad boxística enfocados siempre en nuevos derroteros y con la saña suficiente para llegar a ellos. Los nombres, en ésta y las categorías dibujadas más arriba seguirán reproduciéndose y aumentando para ensanchar las largas filas de la pasión por los pleitos y aquí daremos constancia.

Así pues, amable lector, no me queda más que agradecerle y desearle desde el centro de Fajadores y estilistas un gran cierre de año en todos los aspectos, y una notable mejora en los 12 meses que están por iniciar, incluyendo, por supuesto, buenos libros, buena música, mucha fiesta y mucho más boxeo de calidad. Que tenga usted un feliz año nuevo. Nos leemos en 2019.


mar_mtz89@hotmail.com





OPINIONES MÁS VISTAS