En frecuencia

Reparto de irresponsabilidades

Miguel Ángel Puértolas

Sí, a la ciudad le hace falta una importante inversión en materia de drenaje pluvial, sí es cierto que pocos le apuestan a esta infraestructura por la simple y sencilla razón que son obras que nos son de relumbrón, que al final nadie las ve ni las aplaude, que no tienen corte de listón pero todos se acuerdan de ellas cuando llueve y ven cómo su patrimonio se lo lleva la corriente.

Es cierto que el crecimiento que ha tenido la ciudad es exponencial y la demanda de servicios crece a la par de la cantidad de personas que llegan a vivir a ella, pero no podemos dejar de lado que tenemos una gran responsabilidad de cuidar lo poco que tenemos sabiendo que es mucho el daño que se ocasiona.

¿A qué me refiero? Precisamente a la responsabilidad que como habitantes de esta ciudad tenemos de cuidarla, la ciudad más limpia no es la que más se barre sino en la que menos basura se tira y si tenemos una red de drenaje pluvial tan deficiente, lo primero que deberíamos de hacer es evitar tirar la basura en cualquier lugar.

Qué tanto es una colilla de cigarro, o una bolsa de papel, o una bolsa repleta de desechos que deberían de estar en un contenedor y no en el drenaje, ríos o arroyos de la ciudad, sabe usted ¿Qué tanto es? Pues para usted al momento de desechar en la individualidad algo que puede parecer minúsculo en la suma se convierte en un asunto que termina por arrebatar la vida a personas gracias a las inundaciones.

Ese acumulado llega a representar solo en el drenaje pluvial de la ciudad, que ya de por sí es deficiente un total de casi ¡dos mil toneladas de basura! Así como lo lee bien estimado lector, es lo que llegan a sacar solo en 5 meses los trabajadores de SAPAL de nuestros colectores pluviales, eso es lo que significa una insignificante bolsita de papel sumada a los desechos que irresponsablemente arrojamos a la calle.

Lo siento si soy demasiado claro, pero es muy fácil criticar la inacción de la autoridad, pero nos es complicado a la hora del reparto de responsabilidades sobre lo que sufrimos como sociedad en nuestro conjunto. Y este es solo un ejemplo de muchas cosas que hacemos en detrimento de la sana convivencia y el desarrollo de una ciudad próspera.

Sí, el gobierno cae en una irresponsabilidad al otorgar permisos de construcción por ejemplo sin el mayor escrúpulo en zonas donde no debería de construirse por ser aquellas que son naturales para la absorción del agua y el enriquecimiento de los mantos freáticos, también la hay al autorizar desarrollos con bajos niveles de cumplimiento en cuanto a los servicios básicos como el drenaje pluvial.

Pero también somos irresponsables quienes sabiendo las condiciones en las que se construyen estos desarrollos los adquirimos sin pensar en las consecuencias, y lo somos cuando además contribuimos a que las cosas empeoren con un acto tan sencillo como tirar basura donde no se debe.

Así el reparto de irresponsabilidades, no queramos que cambien cosas en el gobierno que no pretendemos cambiar en nuestro diario actuar.

miguel.puertolas@milenio.com

OPINIONES MÁS VISTAS