En frecuencia

Tráfico de armas y su urgente atención

Miguel Ángel Puértolas

Pacificar a México es mucho más que escuchar opiniones y predicar el perdón a los que ofenden de parte de los ofendidos, es un tema tan complejo que incluye reformas legales y acciones de gobierno encaminadas no solo a la amnistía de personas indirectamente involucradas en actividades criminales, algunas veces movidas por la necesidad, sino también al castigo de los responsables de la comisión de delitos, sin justicia no hay paz.

Uno de los factores de la gran cantidad de homicidios que hay en el país es la gran cantidad de armas que circulan de manera ilegal en México, hay estimaciones que hablan de unos 3 millones de armas que no tienen registro legal, además de un fuerte incremento de armamento proveniente de Estados Unidos en primer lugar.

Ejemplo de ello es la gran cantidad de asesinatos y ataques cometidos con balas calibre .223 que utilizan los rifles AR-15 y que han venido a reemplazar al mítico y famoso AK-47 de fabricación rusa, mejor conocido como cuerno de chivo, del que hoy ya ni mención se hace en las notas periodísticas cuando hace una década era considerado el arma favorita de los criminales.

En 2016 se abrieron 12 mil 483 carpetas de investigación por el delito de homicidio cometido con armas de fuego, para el año siguiente aumentó la cifra a 16 mil 824 y este año, a julio, ya suman 11 mil 151, que de seguir la tendencia el sexenio cerrará su último año con más de 19 mil carpetas (muchos más muertos).

El foco debe de estar primero en cerrar el paso a la importación ilegal de armas a nuestro país, que ha resultado ser un negocio jugoso para los armeros que sin escrúpulos y legalmente venden estas armas a los traficantes de pertrechos. Urge en el mejor sentido cerrar la frontera norte de nuestro país con sistemas no solo tecnológicos, sino anticorrupción. Nadie hoy ha puesto un ojo en las aduanas, de ambos lados de la frontera.

En segundo lugar, urge la modificación al artículo 19 de la Constitución para considerar delito grave la violación a la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, pues sin esta arma legal, se vuelven de manera aberrante más ricos los traficantes y más armas ingresan al país, lo que conlleva a más violencia, o de lo contrario la pacificación de México quedará solo en un tema aspiracional.

OPINIONES MÁS VISTAS