La causa y lo causado

El T-MEC y el desarrollo económico

Miguel Barbosa

La ratificación del Senado de la República al tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) es una buena noticia para México. Debe marcar un punto de inflexión para lograr consolidar la economía nacional.

Una vez que esté ratificado por los congresos de las contrapartes, este tratado será el contexto por medio del cual América del Norte podría convertirse en región de mayor competitividad en el mundo en las próximas dos décadas.

El T-MEC actualiza el que, desde 1994, denominamos el TLC, que debido a los cambios económicos y políticos de los últimos años en los países firmantes, particularmente la llegada de Donald Trump a la Presidencia de Estados Unidos y de Andrés Manuel López Obrador al gobierno de la República, tuvo que revisarse. El T-MEC constituye el primer gran acuerdo que en materia de comercio internacional consigue la administración del presidente López Obrador.

Entre los aspectos más relevantes del T-MEC están el sector automotor, la apertura en lácteos, la solución de controversias, la propiedad intelectual, el comercio electrónico.

El T-MEC prohíbe los derechos aduaneros para productos distribuidos digitalmente, como software y juegos, libros electrónicos, música y películas.

El pacto comercial tiene una vigencia de 16 años, pero se revisará cada seis; el nuevo acuerdo incluye protecciones laborales que según Estados Unidos son las más fuertes negociadas hasta ahora.

No es el acuerdo ideal, pero sí el posible dadas las actuales circunstancias en Estados Unidos, donde la lucha por la reelección ha iniciado.

La votación en el Senado fue contundente, se aprobó con 114 votos a favor, 4 en contra y 3 abstenciones el dictamen que se presentó ante el Pleno.

Cabe destacar que todos los grupos parlamentarios, con las observaciones correspondientes a un Congreso plural, apoyaron la ratificación del tratado. Es grato observar que, a pesar de los diversos puntos de vista, pesó más la visión de Estado y los intereses de país que las agendas o estrategias de cada grupo parlamentario.

Las reacciones en la Bolsa y en los mercados internacionales fueron positivas, lo que contribuye al fortalecimiento de nuestra moneda y quizá, lo más importante, en la confianza en el futuro económico.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, felicitó a su homólogo López Obrador y representantes comerciales del gobierno estadunidense declararon que ven viable su aprobación en el Congreso de su país. Ahora la decisión está en la cancha de Estados Unidos, en particular de los senadores demócratas. Por otra parte se sabe que existen posibilidades de que Canadá lo ratifique la próxima semana, según afirman fuentes periodísticas internacionales.

La aprobación en el Senado constituye una señal clara de que hay unidad en el país en este tema. Desde nuestra perspectiva, no solo estamos de acuerdo con el tratado comercial y sus subsecuentes impactos; sobre todo, estamos convencidos de que el T-MEC nos servirá para impulsar actividades productivas, crear empleos, fortalecer el mercado interno y apuntalar la política para el bienestar de la gente.

@MBarbosaMX

OPINIONES MÁS VISTAS